Perspectivas Culturales

curso de perspectivas culturales preparado para SAE institute Barcelona.

Técnica y Civilización

with 44 comments

Resumen del libro “técnica y Civilización” de L.Mumford

(por Claudio Nervi)

El libro Técnica y Civilización salió a la luz el año 1934. Está basado en las idea de Lewis Mumford acerca de la influencia recíproca entre de las máquinas y los seres humanos. Hasta la época del autor la opinión generalizada sobre las máquinas era que su importancia radicaba en los inmensos desplazamientos materiales que éstas habían permitido desde el siglo XVIII en adelante, y la transformación del entorno que esto conlleva.Pero ¿podía la máquina, un artefacto sin vida, llevar implícita una contribución espiritual a la sociedad? y ¿Podía esta contribución haber sido despreciada por los eruditos de su época y de épocas anteriores, al punto de no percatarse de un cambio trascendente que ya se dejaba entrever a comienzos del siglo XX?

Para responder estas preguntas, Mumford separa la historia de las máquinas en tres grandes períodos que se solapan, diferanciables en concepto de manera bastante radical. Las tres etapas las denominan: eotécnica, paleotécnica y neotécnica. Para la identificación de la primera se remonta a la edad media, época antes ignorada por otros historiadores de la máquina. Resulta ser que la mecanización y la regimentación de la fase paleotécnica en adelante no son considerados fenómenos nuevos en la historia; lo nuevo es la fuerza inusitada con que han dominado cada aspecto de nuestra existencia. Y la teoría del Autor nos habla de una predisposición a la utilización de instrumentos mecánicos, generada antes de la revolución de la máquina durante la fase llamada eotécnica. El Renacimiento, entonces, debe entenderse socialmente no solo como el alba de un nuevo día, sino como su crepúsculo. Las artes humanas se debilitaban mientras las artes mecánicas avanzaban, o sea, cuando la forma y la civilización se habían descompuesto más completamente fue cuando el ritmo de la invención se hizo más rápido y la multiplicación de las máquinas y el incremento de energía tuvieron lugar.

Todo esto comenzó en los monasterios del medioevo. Después de derrumbado el imperio romano, la incertidumbre del mundo europeo se contrarrestó en los monasterios con una vida regulada en extremo. Las 7 campanadas del papa Sabiniano que debían seccionar el día son un ejemplo de la disciplina de la regla. Así podemos ver la paradoja de que para adorar a Dios las ordenes religiosas, en especial los Benedictinos, potenciaron la regularización de la vida, base de toda la cultura de medición del tiempo.

Luego vino el Reloj (el mecánico, de precisión), que sobre la máquina a vapor es la máquina clave de la moderna edad industrial, incluso hoy ninguna máquina es tan omnipresente. El mundo de la medición exacta, de la ciencia, no es posible sin él. Cambió la concepción del mundo, esto se refleja en el arte: en la edad media en los cuadros se podían observar acontecimientos biblicos sucediendo de manera simultanea con acontecimientos mas contemporáneos, incluso interacción de personajes de distintas épocas; la falta de perspectiva no permitía la sensación de distancia como definidora del tiempo. Luego del reloj fue que la mente humana tomó conciencia de la división exacta del día, y luego, de la noche. Y esto diferenció a la civilización occidental de muchas otras civilizaciones orientales. En un principio, la “eternidad” era un período de tiempo enorme e incalculable, después del reloj nacería la duda sobre algo que no se puede medir. Entre el siglo XIV y XVII el tiempo y el espacio se verían afectados. El espacio como jerarquía de valores sería reemplazado por el espacio de magnitudes. En la pintura, la dimensión ya no significaría importancia humana o divina sino distancia (perspectiva). El movimiento se convirtio en una nueva fuente de valor, el movimiento mismo, y con esto nació la relación tiempo – espacio hasta llegar a las teoría de la relatividad. Los pintores descubrían la perspectiva y los cartógrafos mejoraban los mapas, el hombre se lanzaba cada vez más lejor en la investigación de la superficie terrestre, ayudado por la medición del tiempo, que complementó la ubicación por medio de las estrellas. Todos los aspectos del hombre fueron “infectados” por la nueva concepcion del tiempo-espacio, la oficina, el taller,el ejército, la ciudad, etc… “…en la medición del tiempo, los hombres contaron números…pero al final, solo los números contaron.”

Nace el Capitalismo: según la definición de Marx, simplificada, todos los bienes se transforman en su equivalente en dinero, perdiendo sus cualidades. Y como el dinero también pasa a ser un bien, el poder social se convierte en un poder particular, en manos de una persona particular. esto es consecuencia del cambio de mentalidad antes nombrado, porque con este nuevo sistema, todo es cuantificable traducido en cantidades monetarias, y por lo mismo, el poder de la ciencia y el poder del dinero se transforman en la misma cosa: el poder de las medidas, las abstracciones y la cuantificación. Y acá aparece el matrimonio entre las máquinas (hijas de la ciencia y la técnica) y las clases dominantes (poseedoras del poder económico). al aparecer las máquinas y su desarrollo en esta etapa, el capitalismo las hizo rápidamente suyas y las aplicó como mecanismo de perpetuación. El capitalismo se aprovechó de la máquina, mientras que por su necesidad de fomentar continuos cambios, impidió a la sociedad asimilarla e integrarla de manera sana a su estructura. Mumford es tajante en esto; maquina y capitalismo NO están necesariamente ligados.

Sobre los problemas para la instalación y desarrollo de la máquina podemos destacar el “animismo”. La fe de la edad media correspondía a éste, al contrario de la nueva fe que ponía sus ojos en la ciencia; esta combinacion de ciencia y fe explica por que grandes pensadores como Descartes, Pascal, Leibniz, Newton, Galileo eran tambien grandes devotos. Luego de Descartes, Dios se transformo en el “relojero eterno”, el orden de Dios legitimó el orden de las máquinas y lo potenció. Dios creó y dio cuerda al inmenso reloj de la creación, ya no tiene responsabilidad sobre él hasta que se destruya o se pare. Ésta era la filosofía predominante en la época. La carne era relacionada con la tentación, por lo que tendía a ser desdeñada junto con todo lo orgánico mientras la máquina ganaba importancia en su tosquedad. Por esto irrumpió primero que en la agricultura en el monasterio, en la mina, en el campo de batalla.

Uno de los más importantes planteamientod de Mumford es que el hombre ya había mecanizado al hombre mucho antes de la explosión de la máquina, y al revés, la maquinación del hombre solo fue fortalecida con la mala asimilación de ésta. Primero fueron los hombres de fe en los monasterios, luego la nueva clase burguesa, se patentó la frase “el tiempo es oro”, así como se alejaba con su religión puritana de lo orgánico, se acercaba a las cosas conceptuales, al tiempo medible, al dinero, al espacio, a la materia: ahorrando tiempo, juntando dinero, conquistando espacio moldeando la materia. Con esto y con el desarrollo de la ciencia, todo lo medible se volvió comprobable y por ende real. Por lo tanto todas las cualidades profundas de la materia, las secundarias, las no medibles se suprimieron de la mente, como si no existieran. Esto permitía a los hombres de ciencia evadir el sentimiento y aumentar la objetividad, limitando su campo a lo material puramente convencional. Lo cualitativo se redujo a lo subjetivo, lo subjetivo fue desechado como irreal, lo no visto fue considerado inexistente. Las máquinas se adecuaban perfectamente con esta nueva visión del mundo, ya que lo orgánico tendía al constante cambio, o sea, a la inmedibilidad. Entonces el ser humano se entregó a la tarea de llenar el mundo con el fruto de su mente creadora, la máquina, que le acercaba a la divinidad, con el terrible costo de negar su propia humanidad. Y al entrar en este mundo de sucedáneos y de valores cuantitativos, fue perdiendo el gusto por lo original, que despojado de sus cualidades secundarias e incuantificables perdía su atractivo, comparado con la satisfacción que le producía generar los productos con materiales y técnicas nuevas.

Luego de la guerra, a Marte lo espera en su casa Venus. Mumford usa está metáfora para explicar como en los períodos de entre guerra se produce un período de redireccionamiento de la producción; como no puede bajar se enfoca en cosas suntuarias, naciendo el lujo de las cortes y el espíritu de acumulaciñon de las clases burguesas. Se generó un cambio de mentalidad…el Cielo prometido por la religión era suplantado por la necesidad inmediata, y la máquina ayudaba a ésta ilusión, con la máquina, las clases medias veían abrirse las puertas de oro. el puritanismo se asoció al trabajo y el ocio fue considerado un pecado en si. La máquina obligaba al hombre a cierto estilo de vida, o sea, no llegó para liberarlo de formas innobles de trabajo, sino para hacer posible la servidumbre a innobles formas de consumo. Se crearon cadenas circulares sin fin: potencia = movimiento = producción = ganancia = potencia ; Guerra = mecanización = minería = finanza = guerra. El nuevo ambiente de las máquinas se había instalado; era el nuevo demiurgo que se debía apoderar de los cielos y de la tierra. El siglo XVII se cerró ya en esta transición, y a mediados del XVIII la transición ya estaba completa, los inventos clave ya se habán hecho. La guerra necesitaba de las minas y la lucha por los recursos minerales producía guerras; el mundo crecía a expensas de miles de vidas entregadas dentro de las minas, en las profundidades de la tierra, lugares que a su vez correspondían al modelo conceptual del mundo construído por los físicos del siglo XVII. Desde tiempos antiguos la asociación soldado, técnico, minero y científico ya existía y ahora se consolidaba. Porque el ejército es la forma ideal hacia la cual debe tender un sistema industrial puramente mecánico. Ademas de esto, la regimentación y producción en masa de soldados (producto barato,estandarizado,sustituible) fue el gran aporte de la mente militar a la máquina.

————-o———–

Mumfor destaca de la fase Eotécnica los humildes servicios del viento y del agua que ayudaron a realizar grandes obras de arte, ciencia y tecnología sin recurrir a la esclavitud, liberación tanto de la energía como del espíritu humano. Esto continuó por años, siendo la fuerza motriz del agua la que elevó el volumen de producción textil en el siglo XVIII y no la máquina de vapor. Incluso llega a asegurar que la revolución industrial se habría realizado igual sin la necesidad de la extracción de carbón ni la de hierro. Fue la extracción del metal y no el uso directo de la madera la que produjo la destrucción de los montes. Existía un equilibrio entre agricultura e industria y el elemento básico eran la madera, aunque también fue importante el vidrio en el desarrollo social y científico. Les para leer, telescopios, microscopios: se alarga la vida útil del ojo, y se agranda el universo hacía lo macro y lo micro. La imprenta ayudaría a disolver la sociedad medieval, sacando a los hombres de lo local e inmediato. A estos inventos debemos agregar el desarrollo del “método científico”, el modo experimental en la ciencia, que tuvo un largo desarrollo hasta llegar a su punto alto a mediados del siglo XIX.

El problema de la fase eotecnica no fue ni la ineficiencia ni la carencia de energía, sino la irregularidad, en esto la etapa paleotécnica no tuvo competencia. El capitalismo sufrió un cambio de eje de la industria textil orgánica a la minería inorgánica. Hacia 1750 la revolución industrial llegó con una nueva fuente de energía (el carbón), materiales diferentes, objetivos sociales diferentes. Y como en inglaterra la fase eotécnica había hechado apenas raíces, fue fácil el cambio. El atraso de inglaterra fomentó su desarrollo en la fase paleotécnica.

La revolución industrial produjo un salto a la barbarie de manera directa, no por intermedio de un debilitamiento de una civilización anterior, Esto fue inédito en la historia de la humanidad, la barbarie de la explotación humana en las minas cuyo asinamiento se produjo por el costo de transportar el carbón. Esto generó un desplazamiento humano hacia la mina; la máquina de vapor era cara, por lo que monopolizó la energía.Otra característica es el nacimiento de ideas de exlotación basados en la castración de la destreza del trabajador; mientras más habil sea, más problemas aporta. Y como el obrero no tenía ningún tipo de incentivo monetario especial, la técnica de control fue el miedo y la ignorancia y la miseria. Típico de la era paleotécnica, la educación de los obreros fue por la necesidad de que almenos leyeran los avisos y así mejorara la producción. Esta se realizó a partir de 1832, de manera impositiva y militar.

Nace el “ hombre económico”, o sea, la maquinación del ser humano , que partía en los obreros, se extendía a los hombres de empresa, que sacrifican su salud mental, sexual, paternidad, etc.. por atender a toda hora sus negocios. Carcelero y prisionero encerrados en la misma celda.Y en un afan de reafirmar esta nueva cultura, los complacientes estudiosos escribían en las bibliotecas de la clase media sobre la “suciedad” y la “corrupción” de la Edad Media, en comparación con la limpieza y las luces de su propia edad. Esto es debido a la “mitología del progreso” que justifica el movimiento junto con el transcurrir del tiempo, o sea, estar fuera de tiempo “pasado de moda” es carecer de valor. La máquina entonces adquiere máximo valor, porque es el elemento más progresivo de la nueva economía. Y la lucha por el mercado se le llamó, malentendiendo la teoría biológica de Malhtus- Darwin “lucha por la existencia”. Esta teoría , vista así, sirvió para justificar todas las injusticias sociales y a la nueva burguesía, gente sin gusto, imaginación, intelecto,escrúpulos morales, cultura general ni sentimientos de compasión.

A pesar de todo, en la etapa paleotécnica se afinaron las herramientas y el conjunto de la producción y además, en las artes y letras se sentaron los simientos de una cultura más humana que la que había predominado en el período eotécnico. La continidad esencial de la ciencia y la técnica siguen siendo una realidad a través de todos sus cambios y fases.

La fase Neotécnica llega junto con la conquista de una nueva forma de energía, la electricidad. También de materiales como el aluminio, el cobre como conductor. Llegaron las comunicaciones a distancia. Llega con esta nueva forma de energía y materiales el peligro común a odos los inventos, que se utilicen exíjalo o no la ocasión. Así como en el paleotécnico usaron planchas de hierro para los edificios aunque esto producía más calor, en el eotécnico la gente cambió el estudio de la música instrumental por un disco que no se asemeja en nada a la experiencia directa de la música, y así en todos los aspectos del ser humano. Y la fase neotécnica intenta reencontrar un medio en que el organismo vivo se sostenga. No busca sucedáneos mecánicos, busca las condiciones sostenedoras en lo más recóndito de la técnica misma. La organización estética integral de la máquina se convierte en el paso final que asegura su eficiencia. Lo necesario se vualve a unir con lo bello. Y empieza un nuevo respeto por lo diminuto; lo cuantitativo y lo mecánico se han vuelto sensible a lo vital. Comienza la planificación de la población y los anticonceptivos.

Grandes avances culturales han aparecido en esta etapa neotécnica, pero continíua aún la influencia de la etapa anterior; ya decía en un principio Mumford que los períodos de la máquina se contienen unos a utros, y la etápa actual del libro, primera mitad del siglo XX, se caracteriza por su frase:” Fines paleotécnicos con medios neotécnicos”.

Como conclusión se puede decir que la sociedad está más desorganizada que lo que estaba en el siglo XVII. Los filósofos del industrialismo no previeron que las instituciones disueltas del antiguo feudalismo se podían cristalizar denuevo.Y el Hombre económico y la Edad de la máquina solo han mantenido su purezade sus imágenes ideales en los textos de economía.

Bajo el capitalismo, el tiempo y el dinero son valores en si mismos. Esto ha logrado que Multipliquemos las exigencias mecánicas de la vida sin multiplicar nuestras capacidades humanas para registrarlas y reaccionqar ante ellas. Y cuando el mundo externo llama tan imperativamente, el mundo interior se torna estéril e informe.

El deseo de acumulación de bienes y ase ha visto en otras civilizaciones como característica del capitalismo, la máquina no tiene culpas directas. Lo que sucedió con la máquina es que permitió extender esta necesidad de acumulación a la sociedad en conjunto, sin diferenciación de clase. También cabe señalar que una de las bendiciones de la invención, según los “abogados dela máquina” es que elimina la necesidad de imaginación. Así todas las relaciones humanas que requieren un mínimo de aparatos mecánicos se consideran insignificantes.Y es una falasia: la naturaleza colectiva del proceso de la máquina requiereun especial aumento de la imaginación y una educación especial con el fin de impedir que la demanda colectiva misma se transforme en un acto de regimentación externa.

La máquina es un elemento ambivalente, un instrumento de liberación y de represión a la vez, pero el espíritu humano no se ha inclinado ante la máquina con absoluta sumisión. Cada aparición de ésta era seguida de detractores, a veces con razón , otras no tan justificada. Y a su vez, ésta traía consigo un élan revolucionario; la juventud estaba de su lado.La noción falsa de que el mecanismo nada tenía que aprender de la vida fue sustituída por la igualmente falsa de que la vida nada tenía que aprender del mecanismo, generandose polaridades orgánicas y mecánicas.

Nuestra capacidad para ir más allá de la máquina depende de nuestro poder para asimilarla. Hasta que no hayamos aprendido las lecciones de objetividad, impersonalidad y neutralidad, las lecciones de nuestro reino mecánico, no podremos ir más allá en nuestro desarrollo hacia lo más ricamente orgánico, lo más profundamente humano.

Written by claudionervi

14 agosto, 2010 a 15:06

44 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Después de leer el texto creo que estoy muy de acuerdo con lo que plantea Mumford sobre la relación que hay entre hombre y maquina, en especifico la siguiente frase: “… la maquinación del hombre solo fue fortalecida con la mala asimilación de ésta.”

    En mi punto de vista, la mala asimilación ha hecho que el hombre genere una dependencia innecesaria para con las maquinas. Estamos en un momento en el tiempo donde las maquinas ya no son una herramienta de apoyo para el hombre, si no que en muchas ocasiones, vuelve al hombre inútil sin ésta, ya que lo vuelven de vital importancia para seguir con las actividades del día a día.

    Creo que un buen ejemplo, para aclarar mas a lo que me refiero con esto es, el uso del móvil. Recuerdo que en sus inicios, cuando se volvió accesible para todos y que su memoria no era tan grande como lo es ahora, la gente estaba acostumbrada a saberse los números de teléfono, al menos los de mayor importancia. Pero ahora creo que es difícil encontrar a un gran grupo de personas que se sepan de memoria al menos 5 números de teléfono.

    O como han revelados estudios, se dice que en los jóvenes el Internet y los móviles, si pueden fomentar el hecho de ser sociables y mantener vínculos de amistad entre las personas, pero también a creado una dependencia innecesaria*.

    *(http://www.unav.es/noticias/textos/141103-02.html)

    Francisco Diaz

    23 agosto, 2010 at 08:45

  2. El breve resumen del libro Técnica y Civilización me ha parecido muy interesante y me llevó a pensar en lo hablado en la última clase. Desde que se inventó el reloj todo lo que comprende a la vida cotidiana del ser humano es antinatural y cada vez más nos parecemos a las máquinas. Cada día hay una mayor exigencia a nivel de conocimientos lo cual no es malo pero siempre estamos buscando la perfección, una perfección que somos consientes que no existe pero todos la buscamos incesantemente. La perfección ya no solo se busca a nivel intelectual sino que poco a poco se busca una perfección corporal. Todo esto abarca un desarrollo de máquinas “perfectas” para que puedan desarrollar trabajos con un mínimo margen de error. De esta manera, en muchas ocasiones las máquinas han ido reemplazando a los seres humanos en algunas actividades en las que anteriormente se requerían varias personas para desarrollar el trabajo que ahora desarrolla una máquina.
    El invento de la máquina es bueno y malo al mismo tiempo ya que cada vez se necesitan menos personas y la rentabilidad de las empresas sube. Esto hace que unos pocos tengas mucho poder adquisitivo y un porcentaje mayor no tenga unos ingresos suficientes.
    Con la invención de las máquinas lo que hemos logrado es cada vez hacer que la búsqueda de la perfección sea más exhaustiva y busquemos cambiarnos a nosotros mismos por lo que está en novedad. Es por ellos que siento que cuando se crearon las máquinas, el ser humano perdió su instinto salvaje y poco a poco se ha ido homogeneizando se manera de actuar y de conseguir las cosas.
    Tenemos pautas de comportamiento y tenemos muchas cosas restringidas, la diferencia entre una máquina y el ser humano actual, es que el ser humano tiene la capacidad de pensar y tomar decisiones y las máquinas no. Ellas hacen lo que se les pide y para lo que fueron creadas.
    Tal y como lo dise en el resumen, las máquinas eliminan la capacidad de imaginación. Esto es limitar el poder que tiene la mente humana para crear cosas nuevas y para el desarrollo de su especie. A diferencia de las máquinas el ser humano nace de una manera no se crea para hacer un tipo de trabajo y se amolda a medida que ve los intereses que tiene.
    Lo único positivo que le encuentro a las máquinas es que logran hacer trabajos exhaustivos en poco tiempo y en otros casos hacen trabajos que el ser humano no es capaz de hacer como cálculos muy grandes en poco tiempo o como digitalisar información. Gracias a las máquinas el hombre se ha vuelto más perezoso y tiene la tendencia de esperar a que le hagan las cosas. No todos los seres humanos son dependientes de las máquinas pero si hay un gran porcentaje que está siendo afectado por estas.

    Andrés Gutiérrez M.

    Andrés Gutiérrez

    24 agosto, 2010 at 13:58

    • Me parece parece un tema muy interesante la verdad, las influencias de las maquinas a lo largo de la historia en el ser humano ha sido uno de los acontecimientos mas importantes creo yo y sobre todo el reloj. Como dice es omnipresente hoy en día, cambio la concepción del mundo y fue clave para implantar la mecanización total del ser humano y el capitalismo. La revolución industrial también fue clave para que conseguir todos los avances que tenemos y mejorar la producción a niveles impensados anterior mente, lo que no me gusta son las fuentes de energía que se han usado hasta ahora, aunque tengo fe en que esto esta cambiando y sobre todo cambiara . También creo que el capitalismo esta llegando ha su fecha de caducidad, vivimos en una sociedad insostenible hemos llegado a un punto que o cambiamos nuestra forma de pensar, política, energética, económica,…etc. O llegaremos a un puto sin retorno habiendo tantas investigaciones, tantos presupuestos,tantos científico, tantos premios Nobel, sigamos en esta sociedad elitista y esclavista. Me ha gustado mucho este resumen probablemente busque el libro
      Jack Lavorel

      Jack

      24 octubre, 2013 at 13:53

  3. En el libro “técnica y civilización”, Mumford se plantea si la máquina podía tener una contribución espiritual el la sociedad. El autor analiza el impacto de las máquina a lo largo de la historia, dividiendo en tres las fases mas significativas de la influencia de la máquina en nuestra sociedad y en nuestras vidas.
    Antes de la edad media, la máquina en forma de herramienta ya tenía una estrecha relación con el hombre, tal relación ha ido en aumento hasta la actualidad.
    Lo realmente significativo, fue la invención del tiempo tal y como lo conocemos en la actualidad, es decir completamente medible i cuantificable, esto supuso un hecho clave en nuestro progreso, a partir de esta invención tomó mucha más importancia la idea de que todo podía ser medible y cuantificable (tiempo, espacio, movimiento…). Antes de la invención del reloj mecánico, la mentalidad humana carecía o no tenía del todo desarrollada la idea de perspectiva, tal y como se puede apreciar en las obras de arte realizadas hasta la edad media. Esta capacidad de abstracción supuso un acelerón en nuestra evolución como especie, sin embargo ya aparecen signos de la falta de asimilación de los cambios producidos a consecuencia de los progresos técnicos. A partir del siglo XVIII con la aparición de la revolución industrial, la evolución del pensamiento científico y la aparición del capitalismo, llegó un auge un tanto degenerativo del uso de la máquina, es decir que el hombre se vuelve esclavo de esta, ya que la máquina representa el progreso y el aumento de la productividad de los bienes cuantificables. Los ritmos de vida se aceleran en busca de lo inmediato y de la cantidad, por lo que aparece la necesidad de cambio constante vinculada al uso de la máquina, esta se convierte en el principal protagonista de los cambios que implica el progreso, la máquina es la gobernante del tiempo y de la productividad. El modelo económico que supone el capitalismo, radica en la acumulación de bienes y esta acumulación está estrechamente vinculada con el tiempo, de esta manera el capitalismo, sistema económico vigente en la actualidad se sustenta en gran parte en la medición del tiempo en relación a la productividad, la vida del hombre moderno (posmoderno) gira entorno a la organización temporal, en busca de la optimización y eficacia productiva. Esta dinámica articulada por el uso de la máquina, por un lado supone acelerar el progreso técnico que favorece a aumentar la cantidad material en nuestras vidas, pero también ha eclipsado al desarrollo de los elementos de nuestra realidad que no son ni medibles ni cuantificables. Por otro lado, el ser humano se ha dado cuenta de los abismos que ha producido el avance técnico y de la marginación de los elementos no medibles ni cuantificables. De nuevo, la falta de asimilación de los cambios tecnológicos supuso gran parte del desencanto de las máquinas a lo largo del siglo XX.
    Pero a pesar de las malas experiencias con las máquinas (sobretodo a nivel productivo y bélico), la relación del hombre con la máquina se intensifica cada vez más, en muchos casos tal unión supone un gran equipo, y es lógico que de esta relación devenga la pregunta de que si una máquina tiene cierta personalidad o cierto grado de vida. Es atrevido este planteamiento ya que por lo general las máquinas están hechas con materiales inertes (en la actualidad algunas ya se componen de microorganismos vivos), pero la energía con la que funcionan, el ingenio con la que son creadas, la matemática y la física con la desempeñan sus funciones, el tipo de utilización que los humanos hacemos de ellas, todo esto se adentra en las fronteras de lo vivo y lo inerte. ¿Los humanos en cierto modo transferimos cierta vida a las máquinas? Sí es cierto que las convertimos en prótesis humanas y pueden llegan a formar parte de una extensión de nuestro cuerpo ¿Pero nos ayudan a ser más humanos? O por el contrario nos alejan de nuestro polo biológico y somos nosotros quienes nos convertimos poco a poco en máquinas. ¿Hasta que límites puede llegar la autonomía de una máquina y su entendimiento con el ser humano?
    Estas y otras muchas más preguntas sobre este tema son conjeturas de las cuales se pude extraer la conclusión de que falta cierto grado de comprensión y de asimilación para responder con objetividad a estas cuestiones. Pero es innegable que queda mucho camino para entender la auténtica naturaleza de estos objetos, el misticismo que esconde su aparición y cuál es la esencia de su aportación en la evolución de la humanidad. Por el momento no nos queda más remedio de conformamos con los argumentos visionarios de algunas películas de ciencia-ficción y expresiones artísticas que indagan en estas cuestiones.

    Josep Vallés

    24 agosto, 2010 at 17:09

  4. Después de leer el resumen, me quedan unas dudas. Siempre pensaba que el tiempo ya se medía antes del invento del reloj mecánico, tanto como las distancias, aunque no tan exactamente. También me parece difícil decir si realmente fue el invento de dicho aparato lo que cambió tanto el arte, como se nota en las dimensiones y la perspectiva en los cuadros, o si estos cambios se deben a una nueva perspectiva artistica que se estaba desarollando. Al final, ambos ya existían antes del reloj, y también ya existía el concepto de ‘antes’ y ‘después’. A mi, el concepto de la distancia como definidora de tiempo en una obra de arte, me parece tan abstracto como el concepto de utilizar el tamaño para indicar poder o importancia. Nunca en mi vida he visto el pasado en la distancia… ;)
    Sin embargo está claro que la comparación del tiempo con la distancia es un concepto que utilizamos mucho en nuestra vida cotidiana. Pero diría que lo más importante para la evolución humana (tanto técnica como social) son los conceptos y la habilidad de abstraer. El reloj mecánico permitió al hombre descubrir un nuevo concepto: el de la eficiencia. Por primera vez era posible medir exactamente cuántas unidades de un producto se producían en un determinado periodo de tiempo. Para mi, esta idea de la eficiencia es la fuerza impulsora de la moderna edad industrial. En cuanto a su máquina clave no sé, pero me parece logico que el reloj, que permitió la invención del concepto, tiene más importancia que la máquina de vapor, que ayudó a aprovecharlo al máximo.

    Que las invenciones responden a una demanda creada por un concepto es una de las conclusiones más importantes para mi. “[..] el hombre ya había mecanizado al hombre mucho antes de la explosión de la máquina, y al revés, la maquinación del hombre solo fue fortalecida con la mala asimilación de ésta”, dice en el resumen. La idea de la mecanización existía antes de la máquina. La máquina nunca puede ser el problema, porque ella en sí no es ni mala ni buena. El problema siempre está en el concepto.

    En general me gusta la idea de la influencia recíproca entre las máquinas y los seres humanos, que un concepto lleva a una máquina y la asimilación de ésta a una nueva idea. Pero el último parágrafo (“Nuestra capacidad para ir más alla…”) solo lo entiendo hasta cierto punto. Tiene su sentido con toda la historia previa y creo que puede significar que tenemos que dejar de pensar en nuestros propios intereses para juzgar y actuar objectivamente. Así podemos entender que la vieja idea de la eficiencia solo sirve a algunos pocos, pero no al hombre en general. Y eso podría dar a luz a un nuevo concepto. Pero al final creo que ya hay muchos conceptos, como varias religiones y obras filosóficas como la de Kant, que no han conseguido enseñarnos esto, y dudo que una máquina lo vaya a lograr.

    Sven Schubert

    25 agosto, 2010 at 13:29

  5. Me parece muy curioso el punto de vista de Munford sobre la evolución reciente del hombre, relacionándolo en todo momento con la presencia de la maquina. Estoy de acuerdo con él en la relación del hombre, de la sociedad con la máquina. Sin embargo máquina y hombre son lo mismo. La máquina es una extensión de éste, creada por él mismo. Y porque? Porqué el hombre empezó a necesitar disciplina, porque en la religión se empezó a introducir los horarios, apareció el reloj? Munford observa la eoluvión del hombre, desde un punto de vista muy válido, pero en base a esto a mi me sugiere pensar, porqué?
    Esto me lleva a pensar en la evolución del hombre. Si bien es cierto que desde la aparición de la máquina, del reloj, el hombre a tendido a una disciplina desmesurada, anteriormente el hombre ya tenia cierta disciplina, aunque igual no estaba impuesta por la medición del tiempo.
    Desde donde podemos datar, desde los inicios del hombre, este ya tendía a organizarse en tribus, en las que había una jerarquía. El hombre ya tendía a la organización, a la utilización de utensilios para “mejorar” su vida diaria. Las tribus que tenían mas dominio de estos se imponian a las otras. Y desd eentonces siempre ha sido así, aunque este proceso se haya acelerado en estos últimos siglos. Pese a la afirmación de Munford de que la dsciplina y el tiempo se empezaran a medir en la época medieval, para mi este siempre a existido en la mente del hombre racional. El sol siempre a marcado el tiempo, los cultivos necesitaban una periodicidad en el riego, una rutina. Igual que la ganadería. Incluso las guerras. El hombre ya dependía del tiempo mucho antes. No se sabe desde cuando se ha usado el primer reloj solar. Y el primer calendario data de aproximadamente 2800 a.C.

    Con esto vengo a decir que yo creo que la disciplina, la tendencia a la mente racional, a la organización siempre ha estado presente en el hombre. Si bien estoy de acuerdo que desde el medievo ha empezado una aceleración sin precedentes.

    Y sin embargo todavía hay tribus que permanecen intactas a esta “evolución”. Todavía quedan algunos bosquímanos “que no han sido tocados”, por ejemplo, que viven sin esta mente racional, sin este moldeamiento de la mente occidental, sin envidia, sin posesiones. Tienen todo lo que necesitan a su alcance, y no necesitan mas. Su vida diaria es simple, y no necesita nada, por lo tanto no tienen posesiones. Sin posesiones no hay envidia, ni egoísmo. No aspiran a mas que a vivir.
    Esto me hace recalcar en la teoría de la evolución. Se nos ha inculcado en nuestras mentes que esta gente están muy por debajo de nosotros en el escalón evolutivo. Pero sin embargo tienen todas las necesidades resueltas con un mínimo esfuerzo. Y en medio del desierto dónde aparentemente no hay nada! No es esto a lo que queremos llegar esta sociedad? Para conseguir las cosas básicas (agua, comida, alojamiento) hacemos un sobreesfuerzo sobrenatural, y esto es evolución?
    Puede ser que esta gente tenga una lección que darnos en cómo debemos encarar nuestro gran problema, nuestra tendencia reciente a la autodestrucción.
    Pero, porqué estos bosquímanos no han caído en la codicia cómo el resto de la humanidad?

    “A happy man, who loves and has peace in his heart, is free from all systems, political and religious; he is not the cause of misery and exploitation. To find reality there must be freedom from conditioned thinking and responses, freedom from craving which conditions thought and feeling.” – J. Krishnamurti –
    Cómo dice este filosofo hindú del s. XX, sólo un hombre feliz, que ama y tiene paz en el corazón, será libre de todo sistema, político y religioso, y no sera causa de miseria ni explotación. Para encontrar la realidad tiene que haber libertad de pensamiento y respuestas. Libertad de ese deseo que condiciona el pensamiento y el sentimiento.

    Parece que esos bosquímanos han encontrado este equilibrio… y yo creo que sí el hombre quiere seguir evolucionando debe aprender a balancear toda esta tecnología con la evolución interior hacia “un hombre feliz”. Solo de este modo veo un futuro no predominado por las máquinas, por lo racional, por esta parte del hombre que se ha cultivado tanto y que ha hecho que quede una parte enorme de nosotros sin ser vista.

    ——
    Podéis ver una película divertida sobre el hombre actual vs “el hombre no evolucionado”: Gods must be crazy (Los dioses tienen que estar locos)

    hunabmoreno

    21 marzo, 2011 at 11:27

  6. En las perspectivas de Mumford sobre la tecnica y la civilizacion seria posible destacar los avances de la maquinaria y las apariciones de nuevos materiales como el cobre. Tambien se pudiera destacar toda la evolucion que estos hechos supuestamente crearon en la sociedad y en la industrialización, pero el gran problema es a que precio se permitia avanzar industrialmente sin tener el cuenta el valor humano.
    En mi opinion la revolucion industrial tiene mas puntos negativos porque para hacer un balance positivo de esta epoca de evolucion tecnoliga tiene que existir un equilibrio entre las dos cosas que se plantean a lo largo del libro de Mumford, que son el humano y la maquina. Lastimosamente esto me lleva al punto mas concreto de mis conclusiones y que tambien dedujo Mumford: la mala asimilación de la maquina por parte del hombre llevo a la maquinacion del ser humano, es decir el mismo hombre que invento la maquino llego a hacerse daño a si mismo con su propio invento dejando a un lado los valores humanos.
    El hombre materializo todos sus intereses queriendo acumular mas y mas bienes fisicos en vez de procurar a seguir creciendo como persona. Esto llevo a crear un desequilibrio inmenso entre la sociedad, casi tan drastico como una gran diferencia entre los dueños de las maquinas y los posibles operarios, osea una fuerte división clasista, problema que hoy en dia sigue desequilibrando nuestra sociedad de manera brutal.
    El interes desmedido del hombre por la riqueza llevo a hacerle daño a su propia raza humana, me refiero a como las clases burguesas se aprovechaban de la gente con poca educacion, lo cual condujo a la explotación humana.
    En conclusion es dificil para mi sacar un balance positivo de todo esto, porque el hombre se hizo daño y se esclavizo a si mismo.

    Andres Morales

    21 marzo, 2011 at 14:44

  7. Considero como parte importante de nuestro desarrollo como seres humanos que exista un avance tecnológico. La maquina es el producto de un objetivo trazado por unos cuantos que podemos reconocer fácilmente y que el resumen mismo nos propone. Los seres humanos que tienen acceso al poder y a la riqueza han acudido a este avance tecnológico con el fin de optimizar la producción, la eficacia y el resultado. De esta forma encontramos como esta maquina es básicamente el reflejo de esa sed por querer tener mas y de una innecesaria ansia de saciarla.

    Para llegar a esa productividad es elemental alejarse de aquella tendencia que provienen del caos y de lo no uniforme. El tiempo es una constante que no espera a nadie y el constante cambio junto con lo que no se puede medir se convierte en una amenaza e inseguridad para aquellos que buscan resultados fijos, medibles y con características similares en sus resultados. Esto compromete directamente a lo original, a esa creatividad que proviene no de un tiempo predeterminado sino del sacrificio del mismo. El resumen me hizo recordar a varios de los artistas que mas admiro junto con creadores de talla, reconocidos y con algo que reflejar con respecto a la naturaleza humana. Pensé que a través de un proceso en el cual he seguido su trayectoria me he dado cuenta que sus mas sublimes producciones no han nacido de lo medido, obligado y basado en calendarios sino por el contrario provienen de un momento estimulado y un ocio el cual activa esa humanidad intangible que da como resultado “eso” que describimos como arte.

    La maquina respeta el detalle predeterminado mas a su vez olvida el detalle único de lo orgánico. Podemos ver como para mantener una productividad estable es necesario sacrificar eso que en primera instancia nos hizo humanos. Aquel que piensa es un problema para la productividad masiva mas aquel que piensa también fue la semilla de todo este proceso con lo cual explotando al hombre estamos negando esa misma chispa que lo hace único. Los sistemas de control basados en presión, temor muestran claramente como es de antinatural mantener al humano rindiéndole culto a la maquina. Cada vez mas el hombre busca sacrificarse por en nombre de la productividad de su empresa, de querer tener mas entre sus manos mientras pierde esos elementos básicos y casi indescriptibles que lo hacen humano. Pocos viven a cuestas de varios sacrificados que mantienen esa maquina viva.

    Considero a su vez que este proceso de negación de lo humano nos ha llevado a crear un estado de falso ocio, una era del tiempo libre. La aparición de la era industrial con la maquina del vapor y la electricidad en el siglo XVII hacen pensar que el hombre cuenta con mayor tiempo para dedicar al descanso. A partir de ese momento hasta hoy encontramos elementos que a primera vista parecen necesarios para nuestra existencia pero que a su vez estandarizan y clasifican nuestra individualidad. Contamos con horas y facilidad para disfrutar de artículos como ipods, ipads y elementos tecnológicos que son vendidos bajo una estrategia básica, si no los tenemos no somos parte de esta sociedad. Luego si los obtenemos nuestro tiempo libre se vuelve esclavo de dispositivos diseñados para estandarizar el pensamiento humano sin dejarlo en un deriva creatividad y en un verdadero ocio.

    De igual forma no todo es tan oscuro y el pasar del tiempo nos ha demostrado que existen personajes que retan las reglas y dentro del marco de lo “estandarizado” tienen propuestas que retan a la regla. Las nuevas tecnologías también traen nuevos cuestionamientos y nuestra labor como humanos nos caer en brazos de lo que se nos entrega masticado sino por el contrario retar esos mismo dispositivos para tergiversarlos y utilizarlos como medio de expresión. He podido ver como personas re programan ipods para la creación musical por ejemplo. Al final lo que me queda de pensamiento es que el humano no debe volverse esclavo de este avance tecnológico, debe también sentarse, guardar en el bolsillo su reloj y dejar su mente perderse en los arcos del desorden y lo intangible. Luego, regresar a la maquina y convertirla en instrumento.

    Santiago Pineda

    25 marzo, 2011 at 20:58

  8. Hasta donde nuestro actual conocimiento nos permite ver, el hombre es una especie con una característica evolutiva inédita: la inteligencia.
    La tecnología no es más que la natural expresión de dicha habilidad y como tal, si bien es incomplatible con juicios de valor, obedece a los patrones de comportamiento humano.
    La máquina no puede ser sin el ser humano y en un sentido muy real, el ser humano actual no puede ser sin la máquina. El uso de herramientas es lo que detonó el desarrollo intelectual en nuestros antepasados y el perfeccionamiento de dichas herramientas es uno de los factores que marca la evolución humana; el paso del homo habilis al homo sapiens y al homo sapiens sapiens.
    La inteligencia nos da la capacidad de entender el medio que nos rodea, sin embargo, uno de los retos más grandes (por no decir el más grande) para el intelecto humano es entenderse a si mismo.
    Cuando se habla de la revolución industrial generalmente se tiene un concenso en cuanto a los factores que la marcaron, sin embargo hay muchos desarrollos que han tenido tal impacto en la humanidad que provocaron revoluciones por si mismos. Munford habla del reloj, del agua y de la electricidad, y el aprovechamiento de cada una de estas tecnologías ha contribuido a la revolución. De igual manera podemos hablar de las tarjetas perforadas, los transistores, los circuitos integrados… el internet. Mi punto es que el desarrollo técnico que la inteligencia humana está provocando está en constante aceleración y provoca cambios profundos en nuestra forma de existir.
    Hablar de un balance valor de los resultados de la revolución industrial me parece un tanto inútil. En mi opinión los factores negativos de las revoluciones técnicas suceden cuando nuestro entendimiento de la tecnología es mayor que el entendimiento de nuestra propia inteligencia.
    En este sentido yo soy un optimista, porque sí veo una tendencia positiva en el comportamiento humano. La escala de valores que se ha, de alguna forma, estandarizado en las sociedades humanas nos aleja del comportamiento natural del resto de las especies, sin que esto sea neceariamente bueno o malo; sin embargo esto nos deja en un terreno sin precedentes en donde nuestra única opción como raza es probar hasta que logremos perfeccionar un sistema que nos funcione. El peligro de esto, y creo que en donde radica el miedo de tantos, es que cualquiera de esos pasos en falso puede terminar siendo fatal.

    Alejandro Ortiz Monasterio Acosta

    28 marzo, 2011 at 08:46

  9. Primero que todo considero que la invención del reloj, trajo consigo efectos tanto positivos como negativos, con lo que no estoy de acuerdo es la idea que se vendía en los monasterios de que una alabanza ¨regular¨ traería consigo la salvación y no realmente aplicar sus creencias en el diario vivir, sin embargo teniendo en cuenta la realidad que se vivía en esa época de guerra (incertidumbre total), después de la caída del imperio Romano, la gente necesitaba en sus vidas sentir constancia, lo cual era sinónimo de seguridad, por otra parte en la vida orgánica todo evoluciona y tiene cambio en su composición/estructura, este cambio no es inmediato, pero es un cambio constante, incluso las circunstancias de vida en el mundo cambian (al igual que las formas de vida), demostrado a través de los diversos cambios en los países existentes, guerras, conquistas, tragedias naturales, evolución de las especies, etc, por lo tanto no tenemos nada asegurado ya que en cualquier momento puede suceder cualquier hecho inesperado y este concepto es totalmente opuesto a lo impuesto por el reloj. Otro aspecto totalmente negativo es la mecanización de la vida, hacer las cosas no porque el cuerpo las pide si no realmente por que una máquina las dicta, lo cual es totalmente antinatural y reduce todo lo que hacemos a lo mecánico, comportándonos como robots que solamente actúan por que les dan una orden y no por que pensemos por nosotros mismos. Esta realidad paralela dictó la nueva orden del mundo y con ella regularizó la vida de todas las personas, pero a su vez permitió el estudio de grandes campos de la ciencia, el poder medir las características de ciertos objetos, nos permitió entenderlos de una mejor manera a través de sus estándares, y así favorecer su uso para nuestra vida cotidiana, facilitandonos muchas labores lo cual encuentro absolutamente positivo.

    Lo mas negativo del tiempo es que al surgir el capitalismo, encajó perfectamente con este (al igual que paso con la ciencia), ya que le otorgaba prioridad a todo lo medible y cuantificable, por lo tanto esto le dio un poder impresionante al dinero, ya que quien posee más, tiene mayor poder adquisitivo (poder de hacer más cosas). Al apoderarse la mentalidad capitalista del pensamiento, se utilizó la máquina no con el fin de darle comodidad al ser humano y facilitarle tareas, si no pensando en la obtención de ganancias y creación de necesidades para así crear mas productos y venderlos, solo con el objetivo de conseguir mas dinero y tener mas poder. Mumford tiene mucha razón al decir que lo medible paso a ser comprobable, por lo tanto quitándole peso a las cualidades de los objetos no medibles, así dándole una perspectiva mas fría a la ciencia y haciendo al ser humano negar su humanidad.

    Lo que encuentro mas perturbante, es cuando se cambió la mentalidad del paraíso eterno a la necesidad inmediata, potenciada por la máquina, así vendiendo que una máquina al ser algo medible y cuantificable (divino), nos traería el paraíso a la tierra, ya que no era posible alcanzarlo tan a corto plazo, por lo tanto convirtiendo al ser humano en esclavo del consumo desenfrenado e insertándolo en una cadena que solamente beneficiaba a los dueños de las empresas. Es impresionante como esta concepción nos ha hecho darle mas valores a conceptos tan abstractos y nos ha hecho alejarnos del medio ambiente, al cual deberiamos valorar más por su funcionamiento que se podría llamar perfecto. Debido a estos valores, la única preocupación es producir y satisfacer éstas necesidades que nos traen el cielo a la tierra, pero sin tener en cuenta los efectos que esta producción tiene sobre el medio ambiente, el cual no es infinito. Esta misma mentalidad fue la que esclavizó y explotó al hombre durante la Revolución Industrial, lo cual permitió el desarrollo de formas mas mezquinas y despiadadas de la perpetuación de este ideal a través de los pensamientos de ciertas personas , así justificándolo de la manera mas irracional.

    Finalmente considero que el problema realmente no está en la máquina, ya que esta solamente realiza la función para la que es diseñada, no tiene pensamiento como nosotros y no sabe las implicaciones que tiene realizar cierta función ya sea esta buena o mala, esto significa que la responsabilidad de su utilización recae totalmente en nuestras manos. Nosotros como seres humanos debemos replantearnos el concepto de máquina y comprender la única función para la cual nos sirve, también debemos asimilar que realmente no somos perfectos y nunca alcanzaremos la perfección, podremos intentarlo si queremos, pero sin convertir las máquinas en algo indispensable para nuestras vidas, solamente en algo que nos la facilita y nos permite realizar tareas complejas en muy corto tiempo, en resumen que realmente cumplan su función y no contribuyan de una manera negativa a nuestra vida, alejándonos de lo natural. Considero que mientras el sistema económico actual presente sea el capitalismo, va a ser muy difícil cambiar esta forma de pensar y estos valores por los cuales se mueven la mayoría de personas, debido a que le da mas importancia mas lo cuantificable, abstracto y medible, así creando un círculo vicioso.

    Juan José Mendoza

    29 marzo, 2011 at 10:19

  10. Estoy de acuerdo con Mumford con respecto a la incorrecta asimilación de las máquinas por el hombre, al igual que comparto la opinión que el reloj es la máquina con más presencia dentro de nuestra sociedad. También coincido en que asumir esta posición ha resultado en un afán obsesivo por tratar de encontrar cierto orden en el mundo a través de cuantificar, sistematizar, categorizar, agrupar y organizar todo hasta el más mínimo detalle. Esto a su vez tiene como consecuencia cierta inquietud cuando se trata de conceptos de naturaleza subjetivos. Vivimos desde hace tiempo en un mundo donde toda la gente quiere tener la mayor cantidad de control e influencia posible sobre todos los aspectos de su vida, algo que se torna imposible cuando se tiene en consideración que el universo y la naturaleza no funcionan de esta manera. Entre los otros comentarios que hay alguien dijo que el tiempo ya se medía desde antes de la invención del reloj observando los ciclos lunares, solares, los de los cultivos y los cambios que sucedían en la naturaleza cada año a cierta época, lo cual significa que el tiempo era visto en una escala mucho más grande y flexible de la que empleamos ahora. Obviamente sería imposible estar en donde estamos sin haber empezado a tener cierto control sobre la vida en general usando una escala apta a nuestro tamaño dentro del universo. Sin embargo esto no es completamente posible, un ejemplo que encuentro apropiado es la diferencia que hay entre la física Newtoniana, que se enfoca en como se comportan los objetos macroscopicos, es decir objetos que vemos día a día, y la física cuántica, que trata de definir el comportamiento de la materia a un nivel sub-atómico. Usando las leyes de la física antigua uno puede producir resultados exactos acerca del comportamiento de lo que está siendo observado, mientras que en física no produce un resultado ciento por ciento predecible, en cambio produce probabilidades para los posibles resultados. Esto se debe a que a la hora de ver algo tan pequeño como una partícula uno no puede medir todos los factores necesarios para poder producir un resultado concreto. Mientras más control trata de tener uno sobre todo aspecto de lo que se observa uno se va dando cuenta que en realidad este control no existe y que todo se comporta de una manera que a la misma vez es caótica y sistemática

    Como Mumford, creo que hemos llevado la fiebre materialista demasiado lejos. Esta fijación con tener más es venenosa para la población en general, ya que la mayoría de la riqueza y recursos en el mundo son de una minúscula cantidad de gente. En el año 2000 se determinó que 2% de los adultos es dueño de aproximadamente la mitad del capital en el mundo.* Dudo mucho que esto haya cambiado desde ese entonces ya que los ricos generalmente sufren de una insaciable avaricia y siempre han sido de la mentalidad de conseguir más para ellos y menos para los demás. A pesar de esto creo que es evidente que la gente se está empezando a dar cuenta de todo esto y a modificar su conducta de acuerdo a la situación. Estoy seguro que tendrá que pasar mucho tiempo antes de lograr notar cambios en la mentalidad de la población en general. También estoy seguro que el deseo de controlar todo no se irá a ningún lugar, lo que creo sucederá es que aprenderemos a reconocer y lidiar de la mejor manera posible con situaciones que están fuera de nuestro control así encontrando un balance entre control y descontrol.
    En cuanto a la evolución del hombre en conjunto con las máquinas estoy seguro que esto nunca dejará de suceder. Nuestro fuerte como especie, y lo que creo que nos ha llevado a un nivel superior que el de otros animales, siempre ha sido el uso y el desarrollo de herramientas nuevas combinado con nuestra capacidad de reconocer el potencial que pueden tener las cosas, el cual por su puesto sería imposible sin la insaciable curiosidad que tenemos por todo lo que nos rodea. Adicionalmente, desde un punto de vista evolutivo no tenemos más opción que crear máquinas que nos permitan hacer más ya que estoy bastante seguro que nadie que está vivo actualmente logrará ver avances en nuestra evolución biológica dentro de su vida natural.

    Rodrigo Bustamante

    13 abril, 2011 at 13:17

  11. Después de leer el resumen estoy de acuerdo en muchos aspectos con Mumford. La maquina mantiene un estatus neutral, la maquina no es nada mas que una herramienta. Munford plantea a los lectores a considerar de forma inteligente cómo utilizar mejor la tecnología para moldear nuestra vida, en lugar de que la tecnología o las malas decisiones que tomemos sobre esta decidan nuestro futuro como sociedad.

    Creo que el ser humano en si podría dar mas en si elimináramos esa naturaleza avariciosa que tenemos, esto me lleva a pensar como los intereses monetarios afectan directamente en el progreso tecnológico y como podría ser el mundo si hubiéramos asimilado la maquina de forma correcta desde el principio, como por ejemplo las torres de energía gratuita de Tesla o mas reciente el Video Cassette Betamax, estas ofrecían mejores resultados cada una en su campo pero como siempre, los intereses monetarios son los que deciden que tecnología es mejor para el publico.
    Creo que el ser humano en si podría dar mas en si elimináramos esa naturaleza avariciosa que tenemos

    Franco Cappello Collado

    15 abril, 2011 at 02:45

  12. El Hombre nunca cesará en su mezquino afán de encontrar respuestas únicas a preguntas con mas de una sola solución; o en algunos casos,a preguntas sin respuesta necesaria.
    La arrogancia del ser humano, gestora de su codicia, ha contaminado a través de los años la mayoría de sus mejores intenciones materializadas en invenciones y máquinas. Es un hecho que acontecimientos determinantes en la historia de la humanidad han sido detonantes de revoluciones y cambios que trajeron consigo la evolución de un modo de pensamiento orientado a resolver problemas específicos. Las máquinas nos son la excepción; el autor identifica y diferencia 3 etapas concretas en la historia de las mismas y enuncia características y tendencias propias de cada una, sin embargo, si bien conceptualmente son bastante diferentes, podemos identificar un elemento común en cada una, presente incluso en todas las nuevas ideas de norte tecnológico que encontramos en nuestro tiempo actual, y se trata precisamente dela deshumanización de la intención inicial; es decir, la virtual ruptura en algún punto de la vida de esta nueva idea en donde el trazo original cambia de rumbo, agrediendo la naturaleza propia del que en un principio sería su principal beneficiario.
    Sea para dar orden, estructura, para orientar o para medir, las herramientas para limitar y enmarcar espacio o tiempo siempre serán útiles y valiosas, pero el accionar del factor riesgo radica en el sujeto implementador de dichas medidas y el carácter autocrático en la decisión correspondiente. Por esto considero, que el error existe en pretender que las responsabilidades acaban una vez la nueva tecnología comienza. Irónicamente, son los seres humanos los directamente culpables de la deshumanización como fruto del desarrollo tecnológico. La tergiversación de los valores humanos es la única capaz de corromper buenas intenciones; o en algunos casos, ignorancia colectiva no malintencionada, pero escudada en la comodidad propia del que no siente el deber de cuestionarse y sentirse inconforme.
    No cuestiono el hecho de que el génesis de toda chispa inventiva es la inteligencia, propia de humanos; el aprovechamiento -NO el exterminio- de recursos naturales para su beneficio es esencial; pero, sin descuidar consideraciones éticas y responsabilidades sociales.
    Acción-reacción; causa-consecuencia, es la manera que funcionan las cosas, y es cuando se olvida o se menosprecia este principio cuando el nubloso control de las cosas termina por desaparecer. Si entendemos la máquina como extensión del hombre, y asumimos que es éste el único responsable de los frutos de su utilización; no deberíamos buscar mas explicación al porqué aparecen constantes dilemas morales concernientes a dicha responsabilidad. El consumismo, la competencia desmedida, la imposición de verdades dictatoriales y la absolutuzación colectiva han llevado al descarrilamiento en el uso de nuestras capacidades, inclusive acudiendo a engaños y trampas masivas (obsolecencia) para alimentar afanes particulares por encima de el equilibrio y la armonía general.
    Afortunadamente, considero que mientras exista la conciencia suficiente para entender e identificar el riesgo en esta situación, y mientras prime la humanidad innata en cada uno de los seres humanos, habrá luz al final del camino. Todo peso requiere contrapeso y las generaciones cuentan con las “herramientas” para conocer y aprender del proceder de generaciones anteriores, así como para diseñar y determinar caminos futuros sin condicionamientos impersonales.

    “As machines become more and more efficient and perfect, so it will become clear that imperfection is the greatness of man.”
    Ernst Fischer.

    Andrés Sabbagh.

    12 septiembre, 2011 at 15:29

  13. Me gusta la frase de: “La máquina es un elemento ambivalente, un instrumento de liberación y de represión a la vez”. Y no necesariamente viviremos sumisos ante la “máquina” mientras asimilemos su concepto y no nos desconectemos de nuestro mundo interior.
    Y creo que ese sigue siendo uno de los problemas de nuestra sociedad, que de alguna forma la máquina nos mantiene conectados a un mundo exterior imperativo, que demanda de nosotros a cualquier hora y deja atrás nuestra capacidad para interiorizarnos.

    Por otro lado es muy acertado como Mumford describe el círculo vicioso de guerra-mecanización-minería-finanzas-guerra. Podemos ver como esto sigue sucediendo con la tecnología y las guerras creadas en otros continentes para obtener minerales indispensables en la tecnología consumida en el primer mundo. Y como casi la mayoría de todo el dinero invertido para investigaciones científicas y tecnológicas tiene un origen militar. Comenzando con el ejemplo del internet y su desarrollo. Las ciudades en sí también son una proyección de este sistema que agrede directamente a la naturaleza, donde incluso nosotros mismos hemos llegado a negarla mientras vivimos en las ciudades y a la vez nos vuelve adictos a una sociedad mecanizada e individualista.

    También es increíble como en algunos continentes se sigue viviendo la revolución industrial, con la explotación y anulación de los derechos básicos humanos. El capitalismo de alguna forma ha hecho que este sistema de vida quede algo disfrazado con la falsa idea de la democratización y sus beneficios para todos. Además sería interesante analizar todo lo expuesto por Mumford desde una perspectiva oriental, ahora que China es una potencia que mezcla el comunismo y capitalismo, y ver como el modelo de progreso no es muy diferente del nuestro. Las máquinas son las mismas.

    Para concluir solo quiero comentar algo, sin sonar muy hippie, pero creo que mientras vivamos en una sociedad entregada a la “máquina” y que fomenta el individualismo y una agresión a la naturaleza, será difícil conectarnos con nosotros mismos y la naturaleza que nos rodea.

    Juan carlos

    13 septiembre, 2011 at 14:02

  14. Es increíble la dependencia que tenemos en la actualidad de los coches, las motos, los ordenadores, el Internet, los Aviones, etc. Creo que la humanidad ha ido cediendo a las maquinas parte de su SER, sin pensar en las consecuencias que esto trae. Me llama la atención la parte del texto que indica: potencia = movimiento = producción = ganancia = potencia ; Guerra = mecanización = minería = finanza = Guerra.
    Lo que fue grato y bueno para algunos debido los avances y descubrimientos logrados se transformo en prácticamente esclavización de otros. Es increíble como el invento de algo tan pequeño como puede ser un Reloj puede haber influido tanto en la sociedad, el uso que le dio la humanidad convirtiéndolo en un medio de verdadero encarcelamiento y sufrimiento en vez de ser un modo de acceder al futuro de medirlo y esperarlo. Es absurdo que incluso hoy en día todavía existan fabricas en donde el obrero no tiene prácticamente derechos.
    Finamente “ Mumfor destaca de la fase Eotécnica los humildes servicios del viento y del agua”, el Texto comenta que estos modos de energía fueron el motor de la producción textil, superando incluso a la maquina de vapor. Actualmente la importancia de las energías alternativas va en crecimiento, pero así y todo en momentos de crisis los primeros presupuestos a cortar son estos, cuando incluso, según mumfor dan “liberación tanto de la energía como del espíritu humano”. ES UN CRCULO DE NUNCA ACABAR………….

    Martin Aravena

    3 octubre, 2011 at 16:32

  15. As I was reading the text, I could not stop thinking about a contradiction that we as human beings carry within our souls. On one side all of us want to be free, this concept appears in every constitution and national anthems known to man, but it seems to me that we have a need for slavery as well… on one side I would imagine that if we ask most of the inventors through out history, why did they invent their invention in the first place – the answer will probably will be -¨to make life easier on man kind¨ or ¨if the machine does it man would not have to, and they will be free to do other things…¨ so how come man always end up being a slave to it´s own invention.
    It might be a hidden desire to play god, once our future was in the hands of god or nature – for example if it did not rain we had nothing to eat and had to move to another area were we could find food. Now we are slaves to our own invention – we do not worry weather it is going to rain, but if Internet, god forbid, stops working all hell will break loose, bancs would collapse and our entire society will stop functioning the way it does today.
    The Internet was invented in order to help mankind be free of the physical limits of the states and distances, and it is a wonderful invention – that we fulfilling the duality that’s in our nature have converted in our master and us it´s slaves.
    As Mumford said ¨La máquina es un elemento ambivalente, un instrumento de liberación y de represión a la vez, pero el espíritu humano no se ha inclinado ante la máquina con absoluta sumisión ¨. But I ask myself have we not completely kneeled before the machine or are we too proud to admit it?

    Yuval Siman

    12 abril, 2012 at 21:15

  16. Después de leer sobre “Técnica y Civilización” me queda solo un sentimiento de vergüenza. Vergüenza al sentirme representado por muchas de sus críticas a la sociedad, al capitalismo, al consumismo y la dependencia. A mi punto de vista, hoy en día el “hombre económico” está en todas partes. Estamos renunciando o peor aún olvidando las cosas esenciales de la vida y la naturaleza o como dice Mumford “lo más ricamente orgánico, lo más profundamente humano”. Estamos dejando que la máquina, que debería ser una herramienta de ayuda se convierta en una herramienta de control. El hombre capitalista quiere “poseer” pero en verdad está siendo poseído ya no solo por el reloj y el tiempo, si no también por dispositivos tecnológicos tales como ordenadores, teléfonos móviles, televisores, automóviles; hemos creado una dependencia inevitable, una necesidad innecesaria. ¿Es esto natural? Tampoco es natural el hecho de crear máquinas con un fin positivo y al final ser utilizadas para la guerra.

    La máquina obligaba al hombre a cierto estilo de vida, o sea, no llegó para liberarlo de formas innobles de trabajo, sino para hacer posible la servidumbre a innobles formas de consumo. Todos los bienes se han convertido en dinero, y todos trabajamos por dinero. Por qué nos tenemos que sentir mal cuando en momentos no producimos? “Potencia = movimiento = producción = ganancia = potencia”. El hombre se está mecanizando a tal punto que olvidar que somos humanos. La obsesión por obtener bienes, dinero formar parte del capitalismo nos hace olvidar que a veces se necesitamos detenernos y observar todo lo que en verdad es esencial. No somos máquinas, las creamos; no somos dinero y bienes, somos naturaleza.

    Juan Galán

    16 abril, 2012 at 18:15

  17. Creo que Mumford expresa bien las etapas de las máquinas…desde que el mundo empezó a entender que había algo más que el ser humano para hacer acciones hasta que ya eran absolutamente indiscutibles en la sociedad como medida de trabajo, ocio o calidad de vida.

    Mi perspectiva de las máquinas es la siguiente:
    Creo que nos dan mucho y nos sacan bastante, me explico.
    En la antigüedad la gente se desenvolvía sin ningún tipo de ‘aparato poderoso’ y llegaba a niveles de felicidad y productividad buenos para una vida, no se necesitaba más porque tampoco se conocía más, lo que siempre pasa. A medida que, sobre todo, las empresas y/o magnates se daban cuenta de que algo hacía falta a mayores para dar un impulso de productividad, se disminuía a mi modo de ver la humanidad. Las máquinas pasaban a ser el epicentro de la creación de ganancias y las personas meros ‘esclavos’ de estas, lo que haría que la calidad de vida se viese seriamente afectada ya que el trabajo repetitivo y reiterativo en cantidades estratosféricas produce fatiga y problemas físicos y mentales severos en los humanos. Esto a la población durante los siglos nos ha dado mucho en evolución pero a precio de que…
    Se que las máquinas son indispensables para todo a día de hoy, eso por una parte me da cierta pena ya que creo que destruye al humano como ser independiente y social y por otra creo que tenemos herramientas potentísimas que ya querrían nuestros antepasados por precios más o menos asequibles…la cuestión es si sabremos no rebasar el límite con estas y no perder definitivamente nuestra humanidad.

    Gus Couto

    18 octubre, 2012 at 12:47

  18. El texto una vez leído es tan cierto como desconcertante, ¿realmente el ser humano se a dejado dominar por una maquina llamada reloj a base de cuantificar el tiempo y todo esto llevo a que las maquinas tomaran tal control de nuestra vida que ya no podamos vivir sin ellas y al mismo tiempo nos creo una necesidad de cambio y renovación al la cual estamos sujetos constantemente? o simplemente ¿este es el orden en el que los acontecimientos tenían que ocurrir y de alguna manera el orden natural de las cosas?

    Es muy cierto que el reloj creo una medida de tiempo al que antes el ser humano no estaba acostumbrado y que cambio muchas de las formas de entender y realizar tareas al ser humano. Antes el ser humano no tenia una hora de fichar a la hora de entrar al trabajo o a la hora de la salida simplemente por que no había manera de medir esta tarea y gracias al reloj todo esto se normalizo. También es cierto que con este avance se consigue una mayor precisión y aprovechamiento del tiempo del que disponemos ya no solo a nivel trabajador-empleo-empresa sino también entre las relaciones personales. Yo me considero un adicto el tiempo y la puntualidad y si no llevo un reloj encima estoy incluso nervioso pero ¿la culpa de quien es mía por ser puntual o de la persona con la que tengo que verme y a la que el tiempo no le condiciona su vida y siempre llega tarde?
    Cierto es que en el mundo empresarial y manufacturas es tiempo lo es todo ya que cada minuto que la empresa no funciona no es un dinero perdido pero si un dinero no ganado y con esto los grandes empresarios pretender aprovechar al máximo el tiempo en el que sus trabajadores están en su puesto.

    Tenemos que tener en cuenta que en el mundo moderno en el que vivimos el reloj puede ser le herramienta mas importante de la que disponemos puesto que prácticamente toda maquina moderna dispone de un reloj en su interior y sin el su funcionamiento seria totalmente imposible.

    SIn embrago estoy totalmente de acuerdo, independientemente del hecho de la cuantizacion del tiempo, de que esta revolución en sus comienzos seria una manera de agilizar tareas y aprovechar al máximo el tiempo y los recursos pero en lo que a derivado totalmente es en un consumismo desenfrenado y sin sentido al que todos (y con esto me incluyo a mi mismo) estamos enganchados, simplemente necesitamos tener lo mas nuevo y supuestamente mejor simplemente por el hecho de que lo anterior a perdido todo su valor e interés y a pasado a estar pasado de moda. La culpa de todo esto lo tienen las grandes compañías que simplemente con el animo de vender mas y mas y mas nos han vendido esta idea de renovarse o morir, la cual en estos tiempos nos parece correcta y totalmente valida.

    Javier checa

    19 octubre, 2012 at 15:45

  19. La aparición del reloj es una arma de doble filo en mi opinión. Por una parte nos ha ayudado a medir distancias, organizarnos, y aprovechar más el tiempo. Pero el tiempo lo aprovechamos porque desde que existen los relojes las personas dependen más de él. Si que es cierto que es la máquina más importante y que prácticamente todas las máquinas creadas posteriormente contienen un reloj en su funcionamiento (o casi todas) pero el problema aparece cuando el ser humano tambien asimila un reloj en si mismo, haciendonos ser máquinas también.

    Con el movimiento del capitalismo es cuando se empezó ese proceso de que el ser humano llegase a ser considerado cómo máquina. Los más poderosos adquirieron las máquinas con las que conseguían más riquezas, pero quien trabajaba en ellas no eran ellos, sino que los obreros. Para obtener más beneficios tenían que ampliar las horas de trabajo de las máquinas y con ellas las de sus trabajadores.El tiempo es oro. Y en mi opinión, es en ese momento en el que el ser humano es tratado como máquina.

    A partir de entonces la relación máquina-humano ha ido creciendo cada vez más hasta llegar al punto de que lo que en principio usabamos para ayudarnos, ahora dependemos de ello. Y es que en la sociedad actual las personas dependen de las máquinas y tecnologías. Si en algún momento puntual se perdiese toda energía y lás máquinas no tuviesen ninguna fuente de energía, el mundo en el que vivimos actualmente quedaría paralizado. Ya que el ser humano ha ido acomodándose cada vez más a las ayudas que ibamos creando y hemos creado un estilo de vida en el que nos rodean en todos los sentidos.

    Si que es cierto que ahora se vive mucho mejor que entonces, pero a mi parecer no veo bien el hecho de que tengamos de depender de algo que hemos creado. El ser humano tendría que depender sólo de el mismo.

    laura costa

    22 octubre, 2012 at 17:49

  20. Es solo mi humilde punto de vista, pero yo también considero a las máquinas como parte de la naturaleza. Acaso no están en el planeta tierra? Para mi todo lo que está dentro de este planeta forma parte de la naturaleza. Lo ha creado ella misma, porque nosotros también somos naturaleza. Las maquinas son el resultado de miles de años de evolución de la naturaleza.
    La inteligencia que poseemos le permitió al hombre de las cavernas darse cuenta de que afilando una piedra, se corta mejor la carne. De esta manera se ha ido evolucionando hacia lo que tenemos ahora.

    Pero el problema en si, creo yo, esta en la mente humana. Seguramente los hombres de las cavernas también tenían una jerarquía social. El más fuerte era el que mas carne comía y el que se podía aparear con más mujeres. Pues ahora es lo mismo pero a mayor escala, porque las maquinas han evolucionado. Ahora ya no es el más fuerte, sino el más espabilado. Por eso mucha gente quiere tener más que el otro, porque es nuestra naturaleza. En las sociedades de muchos mamíferos se lucha por ser el rey de la manada. Pues hoy en día el hombre utiliza las máquinas que el ha creado para conseguir serlo. Antes se luchaba entre tribus a pedradas, después con espadas y con lanzas, hoy en día con misiles… por eso mi opinión es que el problema esta en la mente del ser humano y no en las máquinas.

    Por otro lado lo que ellas no pueden ofrecernos, ni lo harán nunca, es lo que tenemos más profundamente dentro de nosotros. Los sentimientos. Ninguna máquina te los cambiará, ni hará enamorarte ni querer más a alguien (a no ser que sea por interés, pero eso no es querer). Por eso hay tanta gente con dinero y muchas máquinas que es infeliz. Pero eso ya es problema de cada uno, el darse cuenta ,o no de si valorar más el tener bienes, o personas a las que querer y que te quieran.

    Marc Ribas

    28 octubre, 2012 at 19:00

  21. Este resumen del libro Técnica y Civilización me ha provocado sentimientos encontrados;

    Es evidente que en muchísimos casos tiene razón, pero considero que quizás se ha tomado como referencia el punto equivocado, es decir, pienso que el orden horario nos ha mecanizado, evidentemente sí, pero también nos ha liberado (una jornada laboral de sol a sol es peor que una de 8 horas), el saber que existe una forma de contar el tiempo añade un punto de justicia que antes no existía. Como en todo, los extremos suelen ser terribles, y una sociedad controlada por el reloj es tan poco deseable como una sociedad no natural (porque evidentemente en el momento en el que se pasó de una cultura de recolección y caza a una cultura de agricultura y ganadería, dejamos de ser una “sociedad natural”); considero que el problema no son las máquinas, considero que el problema es nuestra “desnaturalización”, somos una especie que se ha separado de tal manera de la naturaleza que nuestras máquinas son un reflejo de nuestros “pecados” y no son los “pecados” en sí.

    La fase eotécnica: como expuse anteriormente los humanos como especie habíamos dejado de ser “naturales” cuando desarrollamos la agricultura y la ganadería, dos de los grandes logros de la humanidad realmente nos condenaron al esclavismo más absoluto, la libertad de la que antes contaba la humanidad desapareció, de una cultura comunal, se pasó a una individualista y egoísta, de una vida en comunión con la naturaleza donde nuestro entorno tenía que ser protegido, cuidado y aprendido, se pasó a una vida en donde la naturaleza era terrible y el progreso era su sometimiento. Todo esto desenvocó en problemas que aun existen a día de hoy, el nulo respeto a la naturaleza, el sentimiento de propiedad, el egoísmo, la creación de élites basadas en poder y riqueza (mientras que antes las élites lo eran por conocimientos o experiencias, como los consejos de sabios, chamanes etc), la guerra para someter a personas y adquirir sus tierras, sobrepoblación etc.

    Como dije anteriormente las máquinas y su uso son un reflejo de nuestros pecados, no el pecado en sí mismo, ellas no nos han cambiado, simplemente su uso ha potenciado nuestros propios pecados; la tecnología es neutral, el uso es lo que la convierte en buena o mala.

    La fase paleotécnica: mi crítica principal a esta fase es la siguiente, se toma como referencia el mundo protestante, por otro lado tampoco entiendo muy bien el periodo de fechas que se maneja en esta fase así que tomaré el fin de la edad media hasta la segunda revolución industrial. Evidentemente en la actualidad, todos estamos influenciados por la revolución industrial inglesa y hemos asimilado muchos conceptos ajenos a la cultura tradicional católica, recordemos una cosa, en la España imperial, el trabajo se consideraba un deshonor (de ahí que los aristócratas no trabajase), la reforma protestante fue la que le dio valor al trabajo como una forma de acercarnos a Dios, esa doctrina realmente nunca caló en la sociedad católica (de hecho es un tópico y una crítica a día de hoy, en los países de tradición protestante, se considera a los países católicos como poco trabajadores). Esto es importante para negar una afirmación del autor “el puritanismo se asoció al trabajo y el ocio fue considerado un pecado en si”. No solo no es cierta de forma tan amplia sino que realmente solo ocurrió de 1750 en adelante, recordemos el ideal del renacimiendo y el humanismo, que no veían el componente malo de las máquinas porque las consideraban al servicio de la humanidad, no al contrario, y liberaban más que oprimían.

    Tampoco veo el problema del fin de la eternidad y el uso de conceptos matemáticos para definir la realidad, primero porque realmente es una recuperación de conceptos aristotélicos, y segundo porque se basan en la observación de la realidad, y por lo tanto lo considero una manera de renaturalización de la humanidad.

    La fase neotécnica: esta parte sí que puedo considerarla mucho más cercana a mis ideas. Durante esta fase se ven muchos de los problemas que Mumford describe, deshumanización, esclavismo obrero, pérdida de humanidad etc.

    Es cierto que el sistema que se creó desde la revolución industrial es lo más parecido a un infierno en la tierra, el ocio es despreciado (como algo no importante), la familia es importante, pero casi más lo es el trabajo, se trabaja para consumir (no para vivir), los humanos son números, la producción es ley, la sociedad sirve a las empresas (no al contrario) etc.

    Evidentemente en un libro de 1934 no se tienen en cuenta ciertos cambios que han ocurrido, es cierto todo lo que se comenta, pero el mundo en esos 80 años ha cambiado, actualmente el sistema “militar” de educación está dejando de funcionar, ya que las nuevas tecnologías han provocado que sea más interesante que un niño no “memorice de manera militar” y sí que ese niño genere nuevas ideas, relaciones etc. La actual cultura del ya, está destruyendo esa vida monótona y regulada que teníamos anteriormente, aunque considero que en general la sociedad es much menos pasional que hace 500 años, si que es verdad que tnemos muchas más libertades y las usamos habitualmente. No pienso que en los últimos 30 años seamos más máquinas, si no que somos más liberales, y probablemente nos estemos acercando más a una sociedad global (considero que la globalización cultural, basada en el respeto a todas las culturas es un fenómenos positivo) que sea más solidaria.

    Creo que el futuro que nos espera es mucho más humano y las máquinas serán la manera para lograrlo, ellas trabajarán y la humanidad tendrá como único objetivo expandirse por la galaxia y cultivar las artes y el ocio (muchos libros de ciencia ficción y series tienen este concepto), y quizás ese sea el camino a seguir.

    Germán Cancela López

    29 octubre, 2012 at 11:53

  22. Realmente el texto plantea muchas e interesantes cuestiones, y probablemente la mejor manera de afrontarlas sea pararnos a pensar en nuestras propias vidas.

    ¿Han llegado a ya a dominarnos las maquinas?

    No creo que la maquina pueda llegar esclavizar al ser humano, al menos como tal, aunque si es posible que tenga unos efectos irreversibles sobre una parte de nuestro ser, la mente. Nuestra mentalidad es decisiva a la hora de afrontar nuestras vidas, y un momento donde vivimos tan reglados a conceptos o mapas mentales como son tiempo y espacio, es probable que seamos de alguna manera esclavos de la mecanización mas que de la maquina, dicho de otra manera, esclavos de nuestras propias ideas.

    La maquina no es mas que el resultado de nuestra manipulación de la materia y la materia, como ya avalan muchas teorías no es mas que energía, al igual que nuestros propios cuerpos. Por lo tanto, ¿es licito hablar de hombre y maquina? Yo creo que en términos pragmáticos, si, y además es necesario, pero sin embargo, creo no debemos olvidarnos de que vivimos en un mundo energético en el que todo el posible y la realidad no es mas que la manifestación de nuestra conciencia. Entonces ¿Donde acaba el hombre y empieza la maquina? La imaginación es el limite, creo que antes o después la integraremos en nuestro organismo, si no esta ya integrada al menos, a un nivel mental como decía anteriormente.

    En cuanto a la división de las edades de la maquina que hace Mumford, me parece muy acertada, ya que efectivamente no podemos dejar de apreciar el nivel mas sutiles de mecanización y dejarnos llevar solo por lo visual. Creo que un análisis exhaustivo de la historia humana nos podría llevar incluso mas allá de las tres etapas distinguidas por el autor, pero este ya es otro debate.

    Por otro lado, estoy totalmente de acuerdo con las conclusiones de Claudio en el sentido de que también tenemos que aprender de la impersonalidad. Me parece un gran valor ser capaz de no juzgar desde la subjetividad, al menos dejar espacio para la duda.

    Mi conclusión es que la maquina es una extensión del hombre, o al menos el hombre es un todo con el mundo que le rodea. Llegar a asimilar la maquina como tal, como parte de nuestra naturaleza creadora y usarla con conciencia, quizá sea el gran reto de la humanidad. Probablemente podríamos estar hablando de un salto tan grande en la evolución humana como el que se produjo tras el eslabón perdido del que hablaba Darwin (si es que realmente fue así).

    Fdo: Pablo Pérez APD1111

    Pablo Perez APD1111

    29 octubre, 2012 at 15:01

  23. Lo que realmente me puse a pensar después de leer sobre la maquina y su posición en respeto al ser humano, fue preguntarme cual es realmente la diferencia entre un hardware que funciona con electricidad, arreglado por circuitos y reglas electromagnéticas, y nuestro cerebro, que funciona de manera parecida, pero en vez de ofrecer cables de cobre, ofrece nervios e impulsos eléctricos, las matemáticas que entran en juego son muy distintas ¿Pero como podemos ser ciertos de tener el libero arbitrio, y no ser maquinas con patrones así varios y complejos de parecer vivos? Exactamente como una perfecta inteligencia artificial convencida de ser viva ¿Porque el ser humano tiene tanto interés en la robótica y en la inteligencia artificial? Yo personalmente creo que el interés sea ver en que punto y como la matemática (en estos casos aplicada a la ingeniería y a la informática) pueda transformar algo de inanimado en vivo, por lo menos aparentemente.
    Conociendo las teorías de física de las partículas (como por ejemplo la String Theory, una de las dichas ToE: Theory of Everything) podemos avanzar hipótesis sobre la realidad y buscar una teoría que pueda explicar todo ¿Una teoría que informatizada gracias a ecuaciones pueda, de alguna manera crear una inteligencia artificial viva?
    http://en.wikipedia.org/wiki/String_theory
    Pudiendo preguntar a una maquina perfecta cosa opina de la vida tendremos, teóricamente, una respuesta generada por cálculos exactos ¿Y debería ser en teoría exacta?

    Cambiando argumento y hablando de la parte sobre el capitalismo, es muy interesante la análisis de como ha cambiado el pensamiento humano, que ahora cuantifica las cosas en dinero y efectivamente tiene una visión del valor de las cosas bastante distorsionada e incorrecta, donde mandan economía y globalización, claramente necesarias, pero desde muchos puntos de vista, armas de doble filo en las manos de personas y gobiernos negligentes y acaparadores. En general el capitalismo y la búsqueda humana de libertad y estabilidad funcionan y coexisten perfectamente entre ellos gracias a la convicción que la felicidad sea en primer lugar una egoísta búsqueda del emocional y del material, y solo luego que represente algo más, algo que tenga que ver con la moralidad y la verdadera igualdad entre los seres.

    La misma sociedad se basa sobre el criterio que mucha gente haga trabajos que en teoría nadie quiere hacer, de los miles conductores de autobús de Barcelona ¿A cuantos de verdad gusta lo que están haciendo? Obviamente mucha gente hace una vida que no le gusta y continua solo para sobrevivir gracias al dinero que gana, básicamente porque no tiene muchas otras posibilidades, y hay de mucho peor que conducir autobús en Barcelona.
    La verdad es que actualmente los mismos sindicatos no ofrecen nada más que una ridícula contraparte y no hay nadie que represente de verdad el hombre común en ningún contexto, somos alienados en nuestros países y con nuestros mismos gobiernos por culpa de una política clasista y podrida que no nos permite identificarnos con prácticamente nada de socialmente y éticamente útil.

    Alessandro

    30 octubre, 2012 at 04:08

  24. Según lo que he entendido yo…

    Que interesante lo que propone Mumford! Estoy muy de acuerdo con las divisiones que propone Mumford sobre la “evolución” de la maquina y la relación con los humano pero no estoy de acuerdo con que propone el de la naturaleza humana.

    En mi opinión Mumford esta fundamentalmente equivocado porque esta basando la relación entre maquina y hombre sobre un ser…iluminado, por falta de una palabra mejor. Al final dice que no se puede avanzar a lo mas profundamente humano hasta aprender las lecciones de objetividad, impersonalidad y neutralidad. Estos son valores del humano iluminado y no del humano natural, un ser que hemos sido desde la evolución de nuestra especie. Como hemos evolucionado a lo largo de los millones de años de nuestra prehistoria? Se puede decir que evolucionamos con un cerebro grande y capaz de pensar en cosas que ningún organismo ha podido pensar hasta entonces y esto era porque eramos relativamente débil comparado con los predadores de la época. Pues esto fue nuestra ventaja y el uso de herramientas fue únicamente para sobrevivir. No había nada de objetivo o neutral en nuestro uso de herramientas y esto se ve reflejado en el uso paleotecnico (como dice Mumford) de las maquinas utilitarias que al final son nada mas que herramientas mas complejas. Esto para mi es un resultado de la necesidad del humano de usar una herramienta para sobrevivir en una sociedad nueva que demanda inversión monetario.

    Mumford denuncio la época paleotecnica como esa mas lejana a la naturaleza humana porque las maquinas se usaban para fines eficientes y materiales con lo cual provocaba abuso humano. Aquí también se entiende el tono de Mumford y el refiere a estos actos (como las minas etc.) como barbarismos. Yo estaría de acuerdo. Para el individual estoy totalmente de acuerdo pero para la humanidad en si era necesario tener fabricas y minas. Recursos naturales son cosas esenciales a la sobre-vivencia de la sociedad humana y naciones.

    Al final de todo creo que si es posible que la maquina tenga un lugar espiritual en la sociedad, especialmente después de ver los avances que hemos tenido hasta hoy. En la época de Mumford todavía no existía la miniaturización y esto ayudo mucho a evolución de las maquinas hasta un nivel de capacidad quizás sobrenatural. Lamentablemente Mumford publico su libro antes del consumismo masivo que llego en los años 50 especialmente en los Estados Unidos. Hubiera sido interesante saber lo que hubiera pensado, o añadido a su lista de épocas.

    David Torres

    30 octubre, 2012 at 05:08

  25. El camino hacia lo cuantizable, lo medible, lo que solamente puede ser definido en números, ha llevado a la civilización occidental de la actualidad a una modalidad inhumana. Se ha perdido lo esencialmente humano, lo que define lo sensible, por lo objetivo, lo que se puede contar y recibir un valor.
    Mumford dice que la máquina y el capitalismo no están necesariamente ligados pero yo creo que lo máquina ha ayudado a definir significativamente lo que representa el capitalismo hoy en día. No la esencia de este, es decir, el darle un valor monetario a todo, sino en la polarización que existe en la actualidad entre las clases altas y las clases bajas. Las máquinas funcionan como mecanismo de control por parte de los que tienen el dominio de los recursos para mantener este poder por sobre el resto.

    Ahora, los todos los cambios en los puntos de vista del ser humano han sido los que han permitido que esto suceda, la perdida del humanismo, la necesidad de esa constante búsqueda por todo lo externo y de la misma forma el olvido de lo interno han permitido a las clases dominantes tomar el poder y hacer al mundo funcionar a su antojo. Como se menciona en el texto, “…cuando el mundo externo llama tan imperativamente, el mundo interior se torna estéril e informe.”

    Para poder liberarnos de este control el ser humano necesita olvidarse de la necesidad de darle un valor cuantizable a todo. El dinero sólo tiene el valor que las personas le den, así que para poder cambiar las cosas tenemos que empezar por valorar tantas otras cosas que tenemos olvidadas y así poco a poco volver a encontrar al ser humano que tenemos perdido.

    Diego Fernández Monge

    15 febrero, 2013 at 17:05

  26. Thoughts after reading a resumé of L. Mumford’s ‘Technics and Civilisation’ by Claudio Nervi.

    After reading Claudio Nervi’s review of L. Mumford’s ‘Technics and Civilization’, and other sources online about the book, I was interested in Mumford’s idea that the technical life we are so accustomed to, and dependent on, started in the Middle Ages with the clock. It was a new technology that not only changed but shaped the world and how it would become. What I read on Wikipedia is that time now became measurable with a new accuracy and more than that it became ‘fungible’ meaning that it became transferable – as an item. That’s interesting. Give me 5 minutes of your time and I will, in exchange, give you 5 minutes of my time. Being able to measure time like that can be a power easy to abuse.

    Another thing that caught my attention was Nervi’s attention to the change in arts after the birth of the clock and particularly in regards to movement. Nervi writes:

    “El movimiento se convirtió en una nueva fuente de valor, el movimiento mismo, y con esto nació la relación tiempo – espacio hasta llegar a las teoría de la relatividad.”

    “The movement transformed into a new source of value, the movement itself, and with this the relation to time was born – a space leading to the theory of relativity.”

    Thinking that movement changed after the birth of the clock is fascinating. Before the clock people would have an idea of movement that then changed radically. The idea of the planetary system was aided with the Orerries but in people’s minds the planets were located in one space but still. They did not move. After the clock came around the planets started moving in time. People started moving in time.

    The relationship that the machine has with us humans can, in my opinion, be analogous to many other concepts, like money. It can be argued that the machine has changed us, that money changed us, the one concept, discovery or item shaped us as humans but on the the other hand I feel the most important thing to consider is how we humans use these concepts and things. Money is not destroying the world. The way we use it is destroying the world. The machine brought amazing advances to the world as well as becoming the tool of massive destruction. That is only because we choose to invent-use-abuse. The machine only helped the greedy to abuse the lower class.

    “…mientras más hábil sea, más problemas aporta.”

    “…the more useful you are, the more problems arise.”

    This perfectly sums up the problem. I agree that society is more disorganized now than before and I believe it has to do with our brains. Animals are, today, as organized as they have always been. It is in their nature. We humans have invented too many things and too quickly for our own good. We don’t know how to fully use our brains. They are too complicated for us. The machine is just a tool. The man is the inventor and operator. Not until we develop further will we start using the machine for good. Already there is the possibility and technology for a sustainable life on earth, thanks to the machine and the man who invented it. We just have to realize that. Then life will be organized.

  27. Comparto gran parte de las ideas de Mumford, además de que me haya hecho caer en la importancia del reloj como invención, siempre había pensado en la máquina de vapor o la electricidad sobre todo como el elemento que radicalmente cambio la sociedad sin tener en cuenta que el reloj fue inventado mucho antes, y que como bien indica el texto, se trata de un elemento omnipresente incluso hoy en día, todos los aparatos electrónicos tienen un contador interno que determina su correcto funcionamiento y que además controla de forma precisa nuestra vida hasta valorar al tiempo como el “objeto” más preciado –“ el tiempo es oro”.

    Asimismo, no veo tan clara esa separación de etapas eotécnica y paleotécnica, ya que a mi parecer podría formar dos capítulos de una misma, no hay un cambio radical en la forma en la que el hombre vive en sociedad y se desarrolla como colectivo ya que siguen siendo épocas “rústicas”, así como en la fase neotécnica si que se produce un cambio de gran calibre al modificar radicalmente el funcionamiento de nuestras infraestructuras con la invención de la electricidad.

    Finalmente, me parece interesante la siguiente frase contenida en el texto: “Mumford es tajante en esto; maquina y capitalismo NO están necesariamente ligados”. En la sociedad contemporánea, tendemos a decir que todo se esta volviendo mecanizado, o mejor dicho, digitalizado hoy en día, que la estampa humana se ha vuelto un patrón y que todo viene de un mismo molde. Es cierto que hoy en día el hecho de poseer estas maquinas nos facilitan gran parte del trabajo y han conseguido que la economía desde el punto capitalista sea muy rentable y facilite grandes cantidades de producción. Pero la maquina es meramente un medio por el cual los humanos desarrollamos actividades, no dejan de ser obras de arte de nosotros mismos y que forman parte, queramos o no, de nosotros. La maquina no es responsable del capitalismo, si no la propia mentalidad humana al aplicar “la ley del mínimo esfuerzo” para obtener el máximo beneficio.

    Pablo Quintana

    16 octubre, 2013 at 11:18

  28. Del texto de Mumford se desprende la idea de que la sociedad ha cambiado su manera de actuar en relación a la evolución de la tecnología. Como ejemplo nos habla del reloj y del cambio de la percepción temporal que eso supone.
    Otra idea que se desprende del texto es la relación entre el capitalismo y la organización social por clases. Según Mumford la maquina no tiene una relación directa con el desarrollo del capitalismo.
    A continuación habla de la perdida de la originalidad de las cosas como consecuencia de la maquinización y como esta va en detrimento del desarrollo individual del ser humano. Se hace referencia al valor material de las maquinas en temas como la Guerra, en que el poder se media en función de ellas
    Respecto a la sociedad actual habla de la sociedad consumista, causa del sistema económico capitalista, con esa adoración por todo lo material.
    En mi opinión el desarrollo de la maquina y el desarrollo social van de la mano. La maquina nació con el objetivo de liberar al hombre del trabajo pesado. Con la incorporación de las maquinas a los sistemas de trabajo caló con mas fuerza el concepto de productividad, permitiendo mayores rendimientos en menores tiempos de producción. Estamos en el capitalismo, la rentabilidad como bandera. Por otra parte la introducción de maquinas permite al hombre disfrutar de mas tiempo libre, nace la burguesía y con ella el consumo de masas, lo que Mumford califica de perdida de originalidad, con procesos de producción industrializados y objetos creados en serie es lo que permite la democratización de la cultura y el desarrollo de la sociedad.

    Jaume Alzamora Ramis

    16 octubre, 2013 at 21:34

  29. Personalmente creo que este resumen de Lewis Munford analiza y hace una reflexión filosófica sobre la relación del hombre y la máquina, ¿hasta que punto el hombre es esclavo de la maquina? o ¿la máquina del hombre?. Y cuales son los orígenes de este matrimonio.
    Encontre muy interesante lo mucho que evolucionó la civilización a partir de la noción del tiempo-espacio como algo cuantificable, es difícil imaginar un mundo sin el pensamiento del tiempo. Podriamos decir que creamos el concepto del tiempo y que ahora es el tiempo quien nos gobierna. En estos momentos, cuanto menos tiempo pierdas o tardes en hacer algo, mejor, y para cumplir esto usamos las máquinas, ciencia y tecnología.
    Actualmente, creo que el ser humano esta esclavizado indirectamente por las nuevas tecnologías. ¿porque indirectamente ? Si observamos nuestro entorno, ya sea académico o profesional, estamos gobernados o obligadas a usar las nuevas tecnologías cada vez más. Poco a poco, nuestra forma de vida se va uniendo y adhiriendo más a las máquinas, hasta que estas son transformadas por nosotros mismos como algo indispensable en la vida, parte de nuestro cuerpo. Un claro ejemplo de esto son los móbiles. Para la gran mayoría de la población, no tener un móbil supondría una gran dificultad o un problema en los quehaceres de cada día.
    Ahora, en el presente que vivimos, las nuevas tecnologías o máquinas forman parte de nuestra vida y se han transformado en algo imprescindible para el progreso, desarrollo y futuro de las civilizaciones. Aun así, pienso que la sociedad actual está usando demasiado las nuevas tecnologías con un fin de procrastinación. Creo que deberíamos ser capaces de juzgar adecuadamente con que fin usamos la tecnología.

    alex cabrer

    24 octubre, 2013 at 11:03

    • Técnica y Civilización de Lewis Mumford
      En este resumen de su libro e investigando un poco sobre Lewis podemos entender que su enfoque a la historia no se basa solamente a fechas históricas sino incluye en ella un enfoque sociológico y filosófico, así entendiendo mas a profundidad la revolución industrial.
      En lo personal siempre he estado en desacuerdo de la forma en que nos enseñan la historia popularmente en la escuela ya que no se toman en cuenta muchos precedentes, así mismo creo que la forma popular de ver la revolución industrial es comenzando por las primeras maquinas que funcionaron con vapor.

      Al ver la forma en que Mumford nos expone la revolución industrial, con una comparación entre la evolución de la maquina y los humanos, lógicamente para llegar a crear la maquina tuvieron que desarrollar sus habilidades al punto que la maquina pudiera formar parte de nuestro desarrollo, por el mismo hecho que el humano es el que la crea y la maquina forma parte de nuestras vidas para facilitar y ayudarnos a un desarrollo industrial, el cual es generalmente asociado al capitalismo, lo cual Mumford no considera de esa manera, yo creo que en si las maquinas no son el capitalismo, pero en la forma que son usadas hasta hoy en día, explotando el mundo y el exceso del uso de estas maquinas, eso si es muestra de un sistema capitalista.

      Creo que lo que nos expone Mumford en 1934 es mas facil de notarlo hoy en dia, probablemente en ese entonces no eran marcadas tantas las tendencias, pero hoy en día el humano cada vez llega a funcionar mas como una maquina y dependemos cada día mas de ellas y son parte esencial de nuestras vidas y cabe mencionar que donde mas se explota de forma notoria esta forma de vida es en los países que se manejan con un sistema capitalista.

      Franco Estuardo Araujo Gallardo

      31 octubre, 2013 at 13:50

  30. Mumford da una opinión muy válida sobre la historia de la máquina y el hombre, y da muchos aspectos que considero que se pueden debatir, como por ejemplo “Máquina y capitalismo no están necesariamente ligados”:

    Desde mi punto de vista, si que van estrictamente ligados, y me gusta la visión con que Mumford nos habla de las maquinas. Nos habla de ellas como si tuvieran una presencia que altera todo el que hace un uso de ella, pero me gustaría recordar que el hombre hace a la maquina primero, y este este hombre el que hace que, más tarde, la maquina haga al hombre, o que el hombre sirva a la máquina. En el nacimiento del capitalismo, es primero el hombre quien ve, después de adoptar su espacio-tiempo a un reloj, la forma de aumentar su producción por tiempo. Podemos decir que, después de que el hombre haga la maquina, la maquina hace al hombre, o la maquina transforma al hombre, no por el simple hecho del poder o facilidad que le da, sino por los deseos y ambiciones a las que le hace llegar.

    Otro aspecto que me ha fascinado, es cuando Mumford cita a Darwin “lucha por la existencia”. En este aspecto, le doy toda la razón, por que con lo que he comentado en el párrafo anterior, el hombre que primero hace a la maquina, luego se convierte esclavo de ella, lo que le hace querer más. En el momento que un hombre que tiene poder se encuentra esclavizado por él, es cuando tiene poder a escoger. Como cita Mumford, los obreros eran perfectos, porque no tenían nada que perder y porque no sabían. En este punto, es cuando la maquina cobra el poder de la “selección natural” del ser humano, ya que crea una dependencia vital para todos y cada uno de los que le rodean, tanto para el dueño de ella, como para los que la sirven. “Mas vale poco que nada”, con eso se regían aquellos esclavos que servían a la máquina.

    A gran escala, la máquina ha llegado a ser centro de nuestras vidas, pero ya no tan solo el simple hecho de función, sino el simple hecho de que hacen una función de comodidad a nuestras vidas cotidianas, pero sin que nadie se pregunte ni cuestione el precio que se paga por ello. No somos tan distintos a aquellos obreros, es más, creo que tenemos más culpa nosotros que ellos, porque en nuestra era tenemos la gran mayoría de la población los medios para no caer en la esclavitud de ellas y medios para hacernos preguntas y encontrar respuestas, sólo tenemos que mirar al pasado y juzgar lo que esta sucediendo en nuestra era; sucede exactamente lo mismo, simplemente todo está más globalizado, y los dueños de las maquinas buscan lo mismo que en la revolución industrial: la monetización, y además, el control de ella.

    Martí Domínguez Puig

    24 octubre, 2013 at 16:19

  31. Me ha gustado la información que da el texto y el punto de visto con el que lo transmite, ya que, te enlaza una serie de acontecimientos históricos (la invención del reloj, la importancia a la perspectiva en la pintura, religión, o el nacimiento del capitalismo) que aparentemente, parecen no tener mucha relación entre ellos, sin embargo, están mas relacionados de lo que me pensaba. Aunque como dice Mumford; “maquina y capitalismo NO están necesariamente ligados”.
    A partir de la aparición de una maquina, pasamos a tomar unas costumbres diferentes, a las que teníamos antes, (en todos los paradigmas: arte,ocio,cultura..) y que perduraran a lo largo de su existencia. Cada aparición de un movimiento o invención de una maquina, es un paso a una nueva cultura, una forma de vida distinta a la que llevaban hasta entonces.
    Con estos eventos, la humanidad tiende a mecanizar las horas del día y sus vidas a una rutina.
    En el siglo XVll el tiempo pasa a ser muy importante y de allí se determinan muchas costumbres o dichas que aun están presentes, como el “tiempo es oro” o el hecho de haber un comienzo, recorrido y fin de una moda social (como actualmente modas en el ámbito musical, por ejemplo.)
    En concreto la dicha me ha parecido muy curioso que venga de hace tantos años, y en parte, todo esto viene a partir de la invención del reloj, dando así una exagerada relevancia al tiempo junto al espacio.
    La maquina ha sido un gran avance para la humanidad en unos aspectos pero en otros como bien dice el texto nos reprime, nos esclaviza y nos anula la mente. Actualmente dependemos drásticamente de las maquinas y las nuevas tecnologías, lógicamente no puede ser bueno para los humanos,creo yo, aunque también aporten muchas otras ventajas.

    Manel Vilanova Forcada

    24 noviembre, 2013 at 16:25

  32. Debo decir que estoy completamente de acuerdo con la relación hombre-máquina y máquina-hombre, pues la máquina es creación del hombre, por tanto no es de sorpresa el que la maquina sea un reflejo interno del ser humano. Se me es muy interesante que el estudio parta de las celebraciones litúrgicas en la edad media, pues se espera un estudio de la máquina desde la llamada revolución industrial. Sin embargo creo que la importancia del tiempo y cronometración del ser humano va más atrás, desde que el hombre empezó a estudiar los astros y como estos regían la vida de las civilizaciones antiguas; la diferencia radica en la exactitud y en la minuciosidad de la medición de la vida, dudo mucho que la ociosidad era opción en tiempos donde la expectativa de vida era de 30 años y la supervivencia dependía netamente del trabajo (bien sea caza, recolección o tala de árboles).

    Así como elogié que el discurso comenzase en la edad media, debo decir que cierto tópico ha quedado corto en el siguiente fragmento y lo que lo secunda -“La revolución industrial produjo un salto a la barbarie… la barbarie de la explotación humana en las minas cuyo asinamiento se produjo por el costo de transportar el carbón. ” – La castración del conocimiento y deterioro de la vida, al igual que el ejemplo de los monasterios, va mucho más atrás. Desde tiempos inmemorables existe la esclavitud y la explotación de incontables seres humanos por minorías poderosas. En los registros más antiguos tenemos a los sumerios que esclavizaban a los sobrevivientes de otras ciudades-estados (en su misma región) que brutalmente conquistaban, y sin ir muy lejos, tenemos la esclavitud en América, donde los negros fueros barbáricamente explotados, desde todo punto de vista; incluso actualmente la explotación de menores y mujeres (que trabajan más de 16 horas en condiciones deplorables) en países que aclaman ser enemigos del modelo del sistema capitalista. Más allá de una mala asimilación del hombre respecto a la máquina, creo que se plasmó en la máquina ese algo que vergonzosamente ha caracterizado al ser humano – La explotación de sus semejantes-

    Diego Chavez Mogrovejo

    25 noviembre, 2013 at 18:28

  33. El desarrollo mecánico del hombre, es decir, su acople a la máquina y los cambios sociales proporcionados por dicha mecanización, son partes de una misma unidad. tal unidad, a mi manera de ver, sería la falta de capacidad del hombre en hacer su propia evolución de una manera que se supusiera un verdadero progreso social. el hombre no supo realmente comprender la dimensión de los cambios sufridos a lo largo de la historia y los hechos siguientes al surgimiento de la máquina y la revolución industrial son ejemplos de eso. el hombre aun no había concebido una manera de evolucionar socialmente de manera ordenada y justa. el capitalismo contribuye a esa mala formación de la sociedad, de manera tan desigual, ya que el poder pasa a ser del particular que detiene el recién categorizado como un bien: el dinero.
    Desde el surgimiento de la propia idea de mecanización, hasta su desarrollo, el bien particular, el interés de algunos se sobreponen a los intereses generales. la sociedad sigue avanzando, pero no en su principal aspecto: el social. la ciencia avanza a una velocidad de vértigo pero la sociedad en si y el hombre, cada día mas pierden su esencia natural y “orgánica”. El hombre ya no puede vivir desde hace mucho sin las máquinas y cada día mas estamos mas en contacto con nuevas tecnologías y nuevos aparatos que nos hacen seres sociales peores en muchos casos. El buen aprovechamiento de nuevas máquinas, debe venir acompañado del desarrollo social de la humanidad, sea donde sea.
    Estamos en una distinta etapa evidentemente a aquella del desarrollo industrial, pero en cuales aspectos? Somos mejores seres sociales do que aquellos que sufrieron las consecuencias inmediatas al desarrollo industrial? Estamos avanzando en dirección a una mejora de la sociedad? Creo que en algunos aspectos mejoramos si, pero la verdad es que la evolución mental del hombre tal cual como debería ser, no ocurrió. Pero pronto vamos a ver robots en las calles…

    Rafael José Pereira

    27 noviembre, 2013 at 16:13

  34. Estoy de acuerdo con Mumford en cuanto a la relación del ser humano con la tecnología. Por supuesto los avances tecnológicos han contribuido al desarrollo de la sociedad, pero también ha tenido consecuencias negativas. La tecnología es clave para la evolución del ser humano; sin ella no podríamos hacer muchas de las cosas que podemos hacer actualmente. El invento del reloj fue una pieza clave de este desarrollo. Poder medir el tiempo con exactitud cambió radicalmente la percepción del mundo y modificó totalmente la manera de actuar de la sociedad.

    Por otra parte, en mi opinión, en la actualidad la tecnología ha pasado de ser una ayuda, un complemento, a ser un recurso imprescindible para nuestro día a día. Se está abusando de ella hasta el punto de que ya no somos capaces de andar sin un dispositivo tecnológico; se nos olvidan las cosas si no nos avisa nuestro smartphone, nos perdemos por nuestra ciudad si no nos indica bien google maps, si queremos hablar con alguien presuponemos que está disponible 24 horas al día y exigimos su respuesta inmediata, estamos perdiendo nuestra privacidad y espacio vital, no somos capaces de estar solos, con nosotros mismos. Creo que nos estamos volviendo demasiado dependientes de la tecnología, y ha dejado de ser una ayuda para ser un elemento que hace menguar nuestras capacidades en vez de ayudarnos.

    Si usáramos la tecnología como un recurso, como un soporte, y no como parte integrada de nuestro cuerpo seríamos mucho más felices y viviríamos más tranquilos, sin necesidad de mantenernos conectados a todas horas.

    Georgina López

    9 diciembre, 2013 at 11:33

  35. En mi opinión las máquinas son parte de nosotros, ya no somos solo humanos, somos humanos con un gran poder entre las manos, la tecnología. Pero eso claro está que no se consigue sin lo más importante, la mente.

    Es el ser humano el que con su don ha creado cosas increíbles que han hecho que el mundo evolucione de manera rápida y favorable. Pero no todo es bueno, tiene su parte negativa. Al ir avanzando juntos, la tecnología se ha ido metiendo más y más en la sociedad hasta el punto de no saber separar nuestra naturaleza de la tecnología de hoy en día.
    Dependencia es el término que mejor define lo que juntos formamos actualmente. la máquina nos representa a cada uno de nosotros, debería estar a nuestro cargo cuando ahora mismo es al revés, somos nosotros los que estamos en sus manos.

    La cabeza del ser humano está avanzando por el camino equivocado, en vez de crear cosas que nos sirvan en la vida, inventos que ayuden a sobrevivir; lo están dedicando a hacer aparatos inútiles que solo sirven para cortarnos la capacidad de imaginar y de vivir. Sin contar los innumerables inventos que solo ayudan a destruir.

    Llegados a este punto llego a una conclusión, si la tecnología empieza a superarnos significa que en unos años la sociedad del ser humano será ya totalmente dependiente y por lo tanto nuestra capacidad de imaginar y vivir será nula. Triste.

    Alba Llamazares

    9 diciembre, 2013 at 15:28

  36. El comentario sobre “técnica y civilización” me a parecido muy interesante. Mumford nos explica la influencia que ha tenido en el paso del tiempo la maquina sobre el ser humano. Se supone que las maquinas nos ayudan a mejorar nuestra vida cotidiana y por eso hacemos mas y las mejoramos cada día y cada década. Este libro salió en 1934 y sin embargo tiene muchas similitudes con lo que pasa hoy en día y con la relación que tenemos con las maquinas en este año 2013. Las maquinas, más bien la tecnología, surgió para ayudarnos en nuestro día a día y sin embargo en muchos aspectos y en esté siglo sobre todo está empezando a superarnos en muchos sentidos. No es que la tecnología sea mejor que nosotros o que esté por encima, la cosa es que nos está anulando por completo en el día a día. Los niños de hoy en día aprenden antes por ejemplo, a usar un móvil que ha completar una frase. Y los jóvenes, y en esto me incluyo, empiezan a no hablar entre ellos sino que añaden a toda conversación un elemento tecnológico. Empezando desde un móvil, hasta un ordenador, o cualquier nuevo invento que se ha sacado de la manga y que es lo más guay en este momento. Todo esto para gente cómo mis padres, que les pilla de nuevas, es algo catastrófico. Para ellos las relaciones humanas son cada vez menos visibles y más cibernéticas cosa que no entienden. En realidad y mirándolo desde fuera, puede ser que las tecnologías nos estén comiendo nuestra creatividad y nuestra persona, ya que nos dejan cada vez menos que imaginar cuando cualquier duda puede ser respondida en internet y cualquier amigo nos puede responder un mensaje en cuestión de segundos. También debo decir que la tecnología nos ayuda en muchísimos aspectos, en la forma de sociabilizarnos nos a cambiado, si lo controlamos tiene muchas ventajas. Es bueno en el sentido de que nos ayuda en nuestra vida cotidiana, como en los estudios y en el trabajo. Para todo en esta nuestra vida de hoy en día la tecnología tiene un sitio y nos puede ayudar y MUCHO. Todos tenemos más ganas de aprender, ganas de adelantarnos, ganas de saber, ganas de crear… y todo ello lo podemos hacer con nuestro ordenador, móvil o tableta e internet.

    “La máquina es un elemento ambivalente, un instrumento de liberación y de represión a la vez, pero el espíritu humano no se ha inclinado ante la máquina con absoluta sumisión. Cada aparición de ésta era seguida de detractores, a veces con razón , otras no tan justificada. Y a su vez, ésta traía consigo un afán revolucionario; la juventud estaba de su lado.”

    “Nuestra capacidad para ir más allá de la tecnología depende de nuestro poder para asimilarla. ”

    Naia

    Naia Aduriz

    9 diciembre, 2013 at 16:44

  37. El tema que trata Mumford en su libro sobre la relación máquina-hombre, es un tema aun vigente a día de hoy y no se trata de algo nuevo, de algo que haya surgido con la más nueva tecnología, sino que lleva tiempo siendo observado y analizado. En mi opinión, cuanto más grande se hace el avance técnico, más estrecha se vuelve la relación entre ambos y más importancia cobra. Pero a su vez, la comodidad que la máquina puede llegar a aportar al hombre provoca que éste ignore el echo de depender de ella e incluso siga buscando la manera de mejorar y perfeccionar cada vez más su técnica para conseguir un progreso que se supone debe facilitar más la vida de una civilización, pero al fin y al cabo provoca que ésta aun deponga más de ella. Dicho echo acaba generando un bucle que parece no tener fin.
    La preocupación sobre este tema es hasta donde es capaz de llegar a desenvolupar la humanidad su técnica y si realmente se puede considerar un progreso el resultado final (un progreso en el sentido positivo) ya que puede producirse el caso de que su propia creación resulte ser su mayor dependencia, y entonces quizás estaríamos delante de un error causado por el abuso que se ha generado e implantado en la civilización. Una forma errónea que ha tenido el hombre de ver su relación con la máquina y de creer que ésta lo acabaría solucionando todo por él.
    En definitiva, yo creo que el hecho de desarrollar e innovar en la tecnología no tiene porqué ser perjudicial para la humanidad siempre y cuando ésta sea consciente de todo lo que esto conlleva. Siempre que el hombre tenga claro que la máquina es fruto de su creación y que se trata del instrumento y no el fin.

    Mònica Matacàs

    9 diciembre, 2013 at 16:56

  38. Desde el principio de los tiempos se ha sabido que el hombre ha realizado invenciones con el fin de simplificar su vida, algunas han sido producto de “accidentes” o “casualidades”, sin embargo se han convertido en un instrumento útil y en la gran mayoría de los casos de uso cotidiano, como lo pueden ser las herramientas, la rueda, el reloj, la bombilla, etc.

    Estoy de acuerdo con Mumford en el hecho de que “máquina y capitalismo NO están necesariamente ligados”, sin embargo la forma en que la sociedad se ha ido desarrollando ha hecho que esta dependencia pueda convertirse en un elemento intrínseco entre estos dos elementos, independientemente de las creencias de fe que las personas tuvieran (aunque en gran medida la religión ha influenciado la evolución de la sociedad).

    Pero sin entrar en la fe, hemos visto cómo las máquinas han ido invadiendo poco a poco nuestras vidas, la radio, la televisión, los ordenadores, los ordenadores portátiles, los móviles, y hoy por hoy ipads y smartphones, y de alguna forma siempre su posesión temprana ha estado directamente relacionada con el estatus y a raíz de esta necesidad se convierte en un consumo masivo, personalmente ahí es donde nos estamos equivocando como humanidad, muchos problemas de la sociedad actual, como la despersonalización de las relaciones, disminuirían notablemente si tan solo lográramos utilizar la tecnología en función de nuestras necesidades y no permitir que esta nos “esclavice”.

    Laura León Páez

    Laura León Páez

    1 enero, 2014 at 21:07

  39. Después de leer este resumen del libro “Técnica y Civilización” de L.Mumford
    debo decir que coincido con muchas de las ideas y conceptos que se plantean,
    por ejemplo en cuanto se refiere al reloj como la máquina omnipresente y como
    al cambio de concepto que permite la medición de la vida. Este “avance” permite
    un cambio de mentalidad y la mecanización de las mentes y la estructura social
    humana, se suprimen de la mente conceptos no medibles permitiendo una evasión
    de lo sentimental y la limitación al campo puramente material.

    La maquina, es tan solo un instrumento que debido a que el capitalismo hizo de
    la ella su elemento de expansión y perpetuación ha acabado condenado a la
    sociedad a un sistema de esclavización y servidumbre a innobles formas de
    consumo que ha traído consigo un conjunto de miserias como la pobreza,
    la explotación humana, las guerras… todas bajo la mitología del progreso que no
    es mas que un circulo vicioso condenado a su total destrucción.
    Como dice Mummford máquina y capitalismo no están necesariamente ligados

    Personalmente creo que poco a poco parte de la sociedad se va dando cuenta
    de este engaño y de sus consecuencias y creo fervientemente que ,como muy bien
    dice el texto, nuestra capacidad para ir más allá de la máquina depende de nuestro
    poder para asimilarla.

    Pau Bassedas

    6 enero, 2014 at 23:10

  40. En mi opinión Mumford plantea una visión muy acertada de los cambios por los que ha pasado la sociedad debido a la inclusión de la máquina en ella.
    Es muy interesante el cambio drástico que sufrió el mundo con la aparición del reloj. Es un cambio difícil de imaginar para la sociedad actual donde todo se intenta medir, buscar a un patrón, prever lo que pueda pasar, etc. A esto se le suma el capitalismo, la pérdida de importancia de la cualidad de las posesiones para darle valor exclusivamente monetario. Esto es otra forma de control y simplificación, todo es comprable por dinero. A mi modo de ver, en la actualidad existen varias corrientes que derivan de esto. Existen los que como dice Mumford, solo ven valor en lo visible, tangible, lo que no se ve es irreal, todo muy racional y libre de creencias. Por otra parte están los que ven el valor en lo intangible, lo que no se percibe por los sentidos, lo espiritual. Soy de la opinión de que en el punto medio está la virtud y que todo debe tener parte de ambas formas de pensar.
    La máquina sigue cambiando el mundo actual generando nuevas tendencias, costumbres, hábitos, incluso necesidades. Vivimos en una época de constantes cambios en la que el tiempo cada vez es más importante, la mayoría de las posesiones se devalúan cada vez más rápido, los productos que compramos tienen menos vida útil. Esto nos impulsa a estar constantemente buscando una máquina nueva que sustituya a la anterior. Esto nos hace “esclavos” de las máquinas ya que hemos diseñado nuestra vida alrededor de ellas.
    Con esta actitud estamos acortando cada vez más la diferencia entre hombre y máquina, y debemos tener cuidado en esto ya que el acercamiento por nuestra parte a la máquina supone la pérdida de la humanidad, del comportamiento guiado por los sentimientos, de la imaginación.
    Nuestra capacidad para ir más allá de la máquina depende de nuestro poder para asimilarla. Es el gran fallo de la sociedad, no asimilar la máquina como lo que es y para lo que se creó.

    Samuel Carrillo

    7 enero, 2014 at 19:34

  41. Las máquinas siendo una creación de los seres humanos, son un reflejo fiel de sus mentes e intensiones. Son como una extensión de sus pensamientos, funcionando como un brazo capaz de desenvolver cualquier acción física sin cansancio. Existen muchos tipos de máquinas con diversas funciones. Algunas ayudan a compensar deficiencias físicas humanas, como las que están hechas para ayudar a una persona a ejecutar un movimiento determinado. Existen otras que pueden generar mucho mal, como las máquinas hechas para la guerra.
    La productividad y la automatización han hecho que las personas se distancien entre si. Esto ha contribuido a que las relaciones humanas se vuelvan más artificiales y que vivamos en una sociedad altamente dependiente de ellas. Se ha creado así un ciclo, un proceso que tal vez no tenga vuelta atrás. Hoy en día tenemos una altísima productividad de bienes materiales, es decir, se producen en exceso productos alimenticios y bienes básicos, como la ropa por ejemplo. A pesar de esto, la pésima distribución de estos bienes hace que haya mucha desigualdad en el mundo. Los que se enriquecen con la alta productividad de estas máquinas, con la acumulación de estos bienes, juegan con el excedente, en una especulación constante, con el objetivo de mantener un sistema desparejo.
    Estoy a favor de que la tecnología nos ayude a resolver problemas y no de que sea un medio que contribuya a la desigualdad social. Creo que debe ser utilizada de una forma orgánica, más natural, aportando mayor armonía a nuestra sociedad.

    Matheus Nogueira

    6 febrero, 2014 at 20:37

  42. Es habitual que delante de sucesos, cambios o puntos de inflexión que puedan ser cruciales para el transcurso de la historia, surjan dudas éticas, planteamientos sobre su carga positiva o negativa en el modo en que dichos sucesos vayan a afectar al conjunto de la sociedad o a nuestro entorno.
    Dicho esto, y siendo evidente lo transcendental del avance de la tecnología en nuestra historia, podemos entender el debate moral que sigue a un tema como este.
    Y no solo somos capaces de entenderlo por cuestiones teóricas, sino por propia experiencia. Vivimos sumergidos de lleno en una sociedad industrial, conviviendo con máquinas que son reemplazadas por otras máquinas más avanzadas que a su vez no tardarán en ser reemplazadas de nuevo. Y este es un proceso que se desarrolla a una velocidad frenética.
    Frenética como lo es el desarrollo mismo de la tecnología que, sin abandonar el ámbito industrial, ha logrado penetrar también en nuestros hogares y, de forma muy directa y cotidiana, en nuestras vidas.
    Es tal el acercamiento de las máquinas a los seres humanos, que se han convertido en complementos indispensables para la mayoría de las personas (pertenecientes a ciertos niveles de la escala social de clases, claro está) y prácticamente indivisibles a nuestro propio cuerpo.
    Evidenciando las consecuencias negativas y el papel que han jugado las máquinas en el proceso de deshumanización, ¿Acaso en la actualidad no se le da un uso mayoritariamente positivo a la tecnología? ¿Qué hay de la maquinaria utilizada en la medicina? ¿Y de la tecnología aplicada a facilitar la vida de aquellos con alguna discapacidad?
    Como ya he dicho, son muchas las cuestiones abiertas.
    Quizás la clave sea educar a las nuevas generaciones en valores sólidos respecto a la vida y la naturaleza, para poder lograr una reconciliación entre máquina y hombre. No deberíamos depender de la tecnología de manera negativa, ni que esta sirva para alimentar aquello que destruye nuestra humanidad, sino más bien lo contrario.
    En definitiva, no creo que el problema sea la máquina en sí, sino la postura que adoptamos ante ella, y, consecuentemente, el uso que le damos.

    Pol Fontanals

    7 febrero, 2014 at 19:43


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s